Archivo de la etiqueta: RefugeesWelcome

“Ojos que se niegan a ver”: entrevista al bombero, Miguel Roldán

“Estamos en una sociedad de ojos que se niegan a ver y corazones que se niegan a amar”

El bombero español Miguel Roldán se enfrenta hasta 20 años de cárcel por ayudar a rescatar a los refugiados desesperados que de otra manera se habrían ahogado en el mar Mediterráneo.

Miguel intervino ayer en el mitin inaugural de Marxism 2019 — las jornadas en Londres del Socialist Workers Party, nuestra organización hermana– con una calurosa acogida.

Horas antes habló con Nick Clark del Socialist Worker acerca de por qué los estados van a la guerra contra la gente migrante y qué podemos hacer al respecto.

SW: ¿Qué te llevó a ser voluntario para ayudar a los refugiados?

Me convertí en bombero porque quería comprometerme con la gente. Lo más satisfactorio que puedo hacer es rescatar a alguien en peligro.

Me ofrecí como voluntario en los campamentos de refugiados en Lesbos en Grecia en 2016, en barcos que rescatan a refugiados que cruzan el mar Egeo desde Turquía. Después de que la ruta de Lesbos se volviera más restringida debido a un acuerdo entre la Unión Europea y Turquía, la ruta principal para los refugiados se hizo a través del Mediterráneo desde Libia.

La gente que conocía de Lesbos me envió imágenes de lo que había comenzado a suceder en masa en el Mediterráneo. Si lo que estaba sucediendo en Lesbos era dramático, lo que sucedía en la ruta desde Libia era diez veces peor.

Lo que está sucediendo en la ruta libia es que, de manera bastante deliberada y literal, los gobiernos europeos están dejando que mueran decenas de miles de personas.

Hoy incluso les están negando el derecho a la ayuda humanitaria. Los barcos de rescate no solo están siendo obstaculizados y bloqueados, sino que también están colocando buques militares en el Mediterráneo con el objetivo deliberado de devolver a los refugiados a Libia.

Saben que Libia no es un lugar seguro para devolverlos, pero ellos los devuelven. Hay declaraciones de testigos y registros de personas que dicen que preferirían morir antes que regresar a Libia.

Estamos en una sociedad de ojos que se niegan a ver y corazones que se niegan a amar. Si no hubiera ONG y barcos de rescate tratando de ayudar a estas personas y dar testimonio, nadie sabría nada al respecto.

SW: Cuando fuiste a ayudar, ¿sabías que corrías el riesgo de ser arrestado e ir a prisión?

Cuando tomas la decisión de unirte a un barco de rescate, dejas de lado cualquier idea del riesgo que corres.

Pero quiero dejar claro que en cada situación en la que estábamos, siempre seguimos el derecho internacional y las reglas del mar: respetamos las normas. Nunca hicimos nada que fuera ilegal bajo ninguna ley.

Tenemos que esperar permiso para rescatar a alguien. Hemos seguido las reglas en la medida en que hemos tenido que sentarnos y ver morir a las personas.

SW: Si los gobiernos saben a qué se enfrenta la gente en Libia, ¿por qué siguen enviando gente allí?

En mi opinión, lo único que preocupa a la sociedad capitalista y los gobiernos capitalistas es el dinero y las ganancias, con exclusión de cualquier consideración de los seres humanos.

Cuando el dinero precede a la humanidad, no es posible argumentar razonablemente contra esa lógica.

Los países ricos están estafando a los países pobres por sus recursos naturales. Crean un mundo que produce guerras y hambrunas , que matan a millones. Y cuando han hecho esto, las personas privadas de sus medios para vivir, eliminan incluso la posibilidad de rescatarlos cuando huyen.

Les robamos y los empobrecemos, luego los dejamos morir cuando intentan llegar a Europa. Cuando intentan escapar de su situación, los condenamos a muerte.

Siempre digo que, tarde o temprano, habrá un reembolso por todo lo que estamos haciendo.

Cuando observas momentos históricos como el período de los nazis, la gente se rasca la cabeza y se pregunta cómo se permitió que eso sucediera. Creo que en el futuro la gente mirará hacia atrás y preguntará cómo permitimos lo que está sucediendo en el Mediterráneo ahora.

SW: Pero también hay personas como tú que quieren ayudar a los refugiados. ¿Has tenido mucho apoyo?

Me siento apoyado, he tenido mucho apoyo para la situación en la que me encuentro. Pero creo que el problema es que las personas que me apoyan están en minoría.

Pero las personas pueden activarse y motivarse para cambiar. Y esa es mi esperanza.

SW: ¿Qué pueden hacer las personas que quieren ayudar a los refugiados para cambiar la situación?

Tenemos que sacar una visión alternativa de lo que es posible. En un espíritu de diálogo, tenemos que presentar una visión de un mundo diferente.

Tenemos que cambiar la forma en que la gente piensa, pero de una manera que respeta de dónde viene la gente. Tenemos que convencer a la gente de que hay una perspectiva diferente disponible.

SW: ¿Y qué podemos hacer con respecto a los gobiernos que están tratando de hacer que los refugiados regresen a Libia?

Me gustaría llevar al ministro del interior italiano Matteo Salvini conmigo en un barco de rescate durante 24 horas solo para ver la situación real, las consecuencias de sus políticas. Estoy convencido de que cambiaría de opinión.

Tenemos que actuar ahora. No se trata de planes a largo, corto o mediano plazo. Estamos en una situación en la que se deben tomar medidas, ahora en este momento, para cambiar este mundo de la manera en que lo es.

Crisis in the Mediterranean: Open the borders

Laura Ribera and Ibrahima Dabo

ES CA EN

The situation in the Mediterranean is critical. European governments tell us that it is critical for security reasons.

Their logic, and that of the European Union (EU), is that borders need protecting, to keep out “outsiders”. Meanwhile, NGOs, citizens’ movements and part of public opinion maintain that the situation is critical for humanitarian reasons and because of the large number of people who die in the crossing.

We’ve read about Matteo Salvini closing off Italy’s ports to people rescued in international waters, about different European countries’ refusal to allow specialised rescue workers to give assistance at sea or that Libya is considered a safe country for the return of migrants. Such headlines appear in the mainstream media, with no deeper explanation. Seguir leyendo Crisis in the Mediterranean: Open the borders

Situació crítica a la Mediterrània: Obrim les fronteres

Laura Ribera i Ibrahima Dabo

ES CA EN

La situació a la Mediterrània és crítica. Els governs de la riba nord ens diran que és crítica per raons de seguretat. La seva lògica, en conjunt amb la de la Unió Europea, és que les fronteres són llocs que han de ser protegits, en gran mesura per evitar incursions de persones externes.

Paral·lelament, ONGs, plataformes de ciutadans i part de l’opinió pública afirma que la situació és crítica per raons humanitàries i per l’elevat nombre de morts intentant creuar la mar.

Haurem llegit ja sobre el tancament dels ports italians per al desembarcament de persones rescatades en aigües internacionals impulsada per Matteo Salvini, la negativa de diferents països europeus a autoritzar a les ONGs especialitzades en rescat a donar auxili al mar o sobre el fet que es considera Líbia com un país segur per al retorn dels migrants. Aquests són els titulars que de tant en tant els mitjans convencionals treuen, sense aprofundir més tampoc.

¿I a l’Estat espanyol què ha passat en l’últim any? Moltes persones tenien una mica d’esperança posada en el canvi de govern del passat juny de 2018. Lluny de la realitat, Pedro Sánchez no ha deixat de sorprendre’ns negativament. Seguir leyendo Situació crítica a la Mediterrània: Obrim les fronteres

Situación crítica en el Mediterráneo: Abramos las fronteras

Laura Ribera e Ibrahima Dabo

ES CA EN

La situación en el Mediterráneo es crítica. Los gobiernos de la orilla norte nos dirán que es crítica por razones de seguridad.

Su lógica, en conjunto con la de la Unión Europea, es que las fronteras son lugares que tienen que ser protegidos, en gran medida para evitar incursiones de personas externas. Paralelamente, oenegés, plataformas de ciudadanos y parte de la opinión pública afirman que la situación es crítica por razones humanitarias y por el elevado número de muertos intentando cruzar el mar.

Habremos leído ya sobre el cierre de los puertos italianos para el desembarco de personas rescatadas en aguas internacionales impulsada por Matteo Salvini, la negativa de diferentes países europeos a autorizar a las oenegés especializadas en rescate a dar auxilio en el mar o sobre el hecho de que se considera Libia como un país seguro para el retorno de los migrantes. Estos son los titulares que de vez en cuando los medios convencionales sacan, sin profundizar más tampoco.

¿Y en el Estado Español qué ha pasado en el último año? Muchas personas tenían algo de esperanza puesta en el cambio de gobierno del pasado junio de 2018. Lejos de la realidad, Pedro Sánchez no ha dejado de sorprendernos negativamente.

En enero de 2019 el gobierno impuso un “apagón informativo” —terminó que se usó desde diversos colectivos y medios de comunicación— sobre el rescate y llegada de pateras. Previo al apagón, toda la ciudadanía teníamos acceso a la información pública a través de redes sociales para saber cuándo Salvamento Marítimo realizaba un rescate, de cuantas personas y en qué puerto iban a desembarcar.

Consecuentemente podíamos saber si había personas desaparecidas u otras que habían fallecido en el trayecto. En la línea de cambios en los rescates marítimos, el gobierno creó un mando único operativo para coordinar las actuaciones para “hacer frente a la inmigración irregular” —en sus palabras— primero en la zona del Estrecho y posteriormente en el mar de Alborán.

Situaciones de peligro

Cuando a principios de año el PSOE se vio en la situación de tener que convocar elecciones, empezamos a notar un descenso de llegadas marítimas a territorio del Estado Español. Si bien el tiempo y el estado del mar no han sido muy favorables para cruzar, no todo ha sido a causa del clima.

Coincidiendo con la visita del rey Felipe VI a Rabat (Marruecos) a principios de febrero las llegadas marítimas se redujeron. Al mismo tiempo las pocas salidas que han tenido lugar se han producido en situaciones de peligro aumentando considerablemente el número de muertes en esta zona del mediterráneo respecto a años anteriores. El capital y la presión europea encabezada por el Estado Español hacen que las autoridades marroquíes aumenten la represión contra las personas migrantes y los activistas y oenegés allí presentes hablan de detenciones y expulsiones masivas —hacía el sur de Marruecos o países de origen—.

Poco ha quedado de aquellas fotos del gobierno en el #OpenArms ni de sus discursos con voluntad de acoger.

Ante esta situación nos quedan las luchas cuotidianas de tantas y tantas personas alrededor del Estado que dan una respuesta coordinada y unitaria. Porque ante todo eso, el mejor antídoto es la unidad.

Bienvenidos los refugiados en Valencia

Simon Andrewes

Gracias al rescate efectuado por la nave Aquarius en la noche del sábado al domingo son 629 personas que no van a ahogarse en el Mediterráneo: desde 2013 han sido más de 15 mil las personas que no han logrado evitar este destino. Tampoco van a ser devueltas a Libia, donde pueden ser expuestas a altísimos niveles de violencia, todo tipo de torturas, vejaciones y abusos incluidos.

Hay que reconocer que es una locura que estas 629 personas vayan a quedarse en el mar durante tres o cuatro días más, encima de lo que han sufrido hasta ahora, pero es un precio que aceptarán, teniendo en cuenta la alternativa.

También hay que reconocer que traerlas a Valencia no es una solución real al problema de la migración hacia Europa, un problema creado por la política racista e imperialista de la EU. Una política que tiene tres principios: 1. Que refugiados y desplazados no lleguen a las fronteras de la Fortaleza Europa. 2. Que si llegan, no entren. 3. Y que si entran, no se queden, sea por expulsiones o por la creación de un ambiente hostil. Seguir leyendo Bienvenidos los refugiados en Valencia

Gaza, Aquarius… solidaridad sin fronteras

Rubén James Vargas

 

Estos días ha llegado la flotilla Rumbo a Gaza al puerto deportivo de Xixón, mientras que València se prepara para recibir al Aquarius con las 629 personas rescatadas.

Rumbo a Gaza

El pasado 12 de junio, llegaron los barcos Freedom (Libertad) y Al Awda (El Retorno) al puerto deportivo de Fomento en la ciudad asturiana de Xixón. Tuvieron un viento muy bueno y llegaron un día antes de lo previsto.

Según cuenta Virginia, una tripulante, la flotilla también cuenta con otros dos barcos que recorren los canales de Europa visitando ciudades del centro del continente. Mientras se queden en Xixón, la tripulación junto a grupos propalestinos locales tendrán reuniones con ayuntamientos y con el Gobierno del Principado. Seguir leyendo Gaza, Aquarius… solidaridad sin fronteras

Acoso y represión contra activistas socialistas en el Líbano

Anne Alexander

[Català]

Los y las activistas del Foro Socialista en Líbano (organización hermana de Marx21) se enfrentan a una campaña de amenazas e intimidación tras impulsar  una protesta en solidaridad con la gente refugiada siria.

Más de un millón de sirios viven ahora en Líbano y la mayoría sufre terribles condiciones de vida, discriminación y represión. Seguir leyendo Acoso y represión contra activistas socialistas en el Líbano