Antonio Gramsci: Guía Anticapitalista

Chris Harman

[Portugués]

Antonio Gramsci murió el 27 de abril de 1937. La muerte le llegó como consecuencia de años de maltratos en las prisiones de Mussolini. No obstante, de algún modo, sufrió más infortunios tras su muerte, debido a la distorsión de sus ideas por parte de personas cuyas posiciones nada tenían que ver con sus principios socialistas revolucionarios.

Gramsci fue un revolucionario profesional desde 1916 hasta su muerte. Durante todo ese período siempre insistió en la necesidad de una transformación revolucionaria de la sociedad a través de la derrota del Estado capitalista.

Esto lo puso en la primera línea de aquéllos que exigían del Partido Socialista Italiano una actuación revolucionaria en la lucha contra el capitalismo y contra la guerra, entre 1916 y 1918. Lo llevó al centro del movimiento de los consejos de fábrica de Turín entre 1919 y 1920. Lo llevó a salir del Partido Socialista Italiano en 1921 para establecer un Partido Comunista auténticamente revolucionario. Lo llevó a dirigir este partido de 1924 a 1926. Y, finalmente, lo condujo a las prisiones de Mussolini, donde intentó en forma de anotaciones —los famosos Cuadernos de la Cárcel— desarrollar sus propias ideas sobre diversos aspectos de la lucha revolucionaria.

Él esperaba que aquellas anotaciones ayudasen a otros que compartían sus objetivos revolucionarios. Pero fueron secuestradas por personas que querían transformar el marxismo de una teoría revolucionaria a un estudio académico.

Este folleto explica la herencia anticapitalista de Antonio Gramsci, socialista revolucionario.

  • Este ensayo fue escrito en Gran Bretaña en 1977, y producido en edición revisada en 1983 como un folleto, titulado Gramsci versus reformism. La primera edición en castellano la publicó el grupo Socialismo Internacional (antecesor de Marx21) en marzo de 1996, bajo el título Antonio Gramsci: Socialista Revolucionario.

Seguir leyendo Antonio Gramsci: Guía Anticapitalista

Antonio Gramsci: guia anticapitalista (portugués)

Chris Harman

Título original: “Gramsci versus Eurocommunism”
Primeira Edição: Londres, Junho de 1977.

[Castellano]

Introdução

Antonio Gramsci morreu há mais de 40 anos, em 27 de abril de 1937. Sua morte foi conseqüência de anos de maus-tratos nas prisões de Mussolini. Porém, de algum modo, ele sofreu mais infortúnios após a sua morte, pelas distorções de suas idéias por pessoas cujas posições nada tinham em comum com seus princípios socialistas revolucionários.

Gramsci foi um revolucionário profissional de 1916 até a sua morte. Por todo esse período ele insistiu sempre na necessidade de uma transformação revolucionária da sociedade através da derrocada do Estado capitalista.

Foi isso que o fez atuar como um jornalista em vários periódicos socialistas, na linha de frente daqueles que exigiam do Partido Socialista Italiano uma ação revolucionária na luta contra o capitalismo e contra a guerra, entre os anos 1916‑1918. Que o levou para o centro do movimento dos conselhos de fábrica de Turim em 1919 e 1920. Que o levou a sair do Partido Socialista Italiano em 1921 para estabelecer um Partido Comunista autenticamente revolucionário. Que o levou a dirigir este partido de 1924 a 1926. E que, finalmente, levou-o às prisões de Mussolini, onde tentou sob a forma de anotações — os famosos Cadernos do Cárcere — desenvolver suas próprias idéias sobre a sociedade italiana, a estratégia e a tática da luta pelo poder estatal, a construção do partido revolucionário e da imprensa revolucionária. Ele esperava que aquelas anotações pudessem fornecer algum subsídio a outros que tivessem os mesmos objetivos revolucionários. Todavia, seus escritos acabaram sendo apossados por aqueles que querem transformar o marxismo numa área de estudo acadêmica e não-revolucionária.

Isso foi possível, inicialmente, pela sistemática distorção das idéias de Gramsci pelo Partido Comunista Italiano (PCI). Seguir leyendo Antonio Gramsci: guia anticapitalista (portugués)

Marxismo y cuestión nacional

Alex Callinicos

Alex Callinicos es militante del Socialist Workers Party (SWP), organización hermana de Marx21 en Gran Bretaña; escribe habitualmente en su semanario, Socialist Worker.

Es catedrático de teoría política en el King’s College de Londres.

Sus publicaciones en castellano incluyen los folletos disponibles en esta web, Racismo y Clase y Estados Unidos: Imperialismo y guerra, además de los libros Un manifiesto anticapitalista, Contra el postmodernismo y Los nuevos mandarines del poder americano.

Este texto se publicó originalmente en inglés en 1987. Primera edición en castellano: noviembre de 1995, publicado por el grupo, Socialismo Internacional, un antecesor de Marx21. Seguir leyendo Marxismo y cuestión nacional

¿Es la naturaleza humana una barrera al socialismo?

John Molyneux

Introducción

En este folleto John Molyneux combate la idea de que el socialismo no puede llevarse a cabo debido a la naturaleza innatamente codiciosa y egoísta del ser humano.

Es en el seno de la sociedad capitalista donde se forjan actitudes y valores individualistas y competitivos como la avaricia y la codicia. Solamente a través de un cambio profundo en las condiciones de vida y en la experiencia vital de la gente estas actitudes podrían ser superadas. Seguir leyendo ¿Es la naturaleza humana una barrera al socialismo?

Partido y clase

Chris Harman


Este artículo es una muestra de que las luchas siempre han traído consigo un alto grado de conciencia, en cuanto a la lucha de clases se refiere, a las personas que han estado metidas o cercanas a ellas.

Como resultado, los partidos de la izquierda revolucionaria han visto incrementado su número de miembros después de éstas. Una de sus consecuencias primeras ha sido dar una explicación a toda esta gente sobre el porqué de la necesidad de un partido democrático y centralizado. Las diferentes etapas por las que pasa la clase trabajadora hacen que este artículo no pierda vigencia.

La desmantelación de muchos grupos de izquierda hoy, hace necesaria una explicación sobre este tema. Junto a ésta, han aparecido durante los últimos años movimientos sociales. Estos han rechazado la idea de un partido por varias razones. Un argumento es que con los movimientos hay suficiente, que la lucha en general se puede llevar a cabo con un simple conjunto de todos los movimientos. Mucha gente involucrada en los movimientos, tuvieron malas experiencias en los grupos desaparecidos, esto les hace reacios hacia la idea de un partido revolucionario. Seguir leyendo Partido y clase

¿Cuál es la tradición marxista?

John Molyneux

Desde la muerte de Marx hemos visto surgir innumerables “marxismos” divergentes y contradictorios entre sí. La imagen de la URSS y del estalinismo ha llevado a que mucha gente vea el marxismo como lo opuesto a un proceso de liberación. Es por esto que la pregunta de “Cuál es la auténtica tradición marxista” continúa teniendo relevancia hoy. Si bien la URSS cayó hace dos décadas, continúa influyendo en los debates. La identificación del socialismo básicamente con planificación y propuedad estatal forma parte del imaginario de gran parte de la izquierda.

Este folleto analiza las ideas de Marx distanciándose del rumbo seguido tanto por los partidos socialdemócratas como por el estalinismo. El marxismo es una teoría viva que se nutre de las experiencias y que tiene como objetivo la revolución de lo trabajadores y trabajadoras. Este folleto recupera el socialismo entendido como la autoemancipación de la clase trabajadora que, al liberarse a sí misma, se transforma y se hace capaz de transformar la sociedad. Seguir leyendo ¿Cuál es la tradición marxista?

La clase trabajadora y la opresión

Tony Cliff

¿Por qué Karl Marx daba tanta importancia al papel de la clase trabajadora? No fue por la cantidad de personas que la componían. De hecho, cuando Marx escribió el Manifiesto Comunista, los únicos dos países donde se había completado la Revolución Industrial eran Inglaterra y Bélgica.

A nivel internacional, la clase trabajadora era pequeña. Sin embargo, hoy en día sólo en Corea del Sur hay más trabajadores de los que había en el mundo entero en los tiempos de Marx. Incluso ahora, a finales del siglo veinte, la clase trabajadora no ha llegado a constituir la mayoría de la humanidad. Esa mayoría la componen los campesinos.

Marx eligió a la clase trabajadora porque decía que es el sujeto de la historia, a consecuencia de encontrarse en una situación colectiva. Según él, la clase trabajadora no es una colección de personas, sino un colectivo. Hay una diferencia enorme entre estas dos condiciones. Seguir leyendo La clase trabajadora y la opresión

red/xarxa/sare/rede anticapitalista