Capítulo 4: La lucha contra el imperialismo y la guerra

Capítulo 3 | Capítulo 5

Aumento de la marea proimperialista en el movimiento obrero

Durante las dos décadas que precedieron al estallido de la Primera Guerra Mundial, el apoyo al imperialismo fue desarrollándose lentamente dentro de la Internacional Socialista.

El Congreso de Stuttgart de la Internacional de 1907 lo mostró claramente. La cuestión colonial se tuvo en cuenta porque en ese momento el empuje de un número de fuerzas imperialistas en África y Asia se estaba volviendo feroz. Los partidos socialistas protestaron contra la rapacidad de sus propios gobiernos, pero como demostró la discusión en dicho Congreso, una posición anticolonialista consistente estaba lejos del pensamiento de muchos de los líderes de la Internacional. El Congreso designó una Comisión de Colonias, cuya mayoría presentó un informe señalando que el colonialismo tenía algunos aspectos positivos. Su proyecto de resolución señalaba: “[El Congreso] no rechaza por principio y para siempre toda política colonial”. Los socialistas deberían condenar los excesos del colonialismo, pero no renunciarlo totalmente. En su lugar, “deben abogar por reformas, mejorar la suerte de los nativos… y educarlos para la independencia por todos los medios posibles. Seguir leyendo Capítulo 4: La lucha contra el imperialismo y la guerra

Capítulo 3: Huelgas de masas y revolución

Capítulo 2  |  Capítulo 4

Las huelgas políticas de masas

En mayo de 1891, una huelga de masas de alrededor de 125.000 trabajadores belgas demandó reformas en el sistema electoral. En abril de 1893 estalló otra huelga que abarcó alrededor de un cuarto de millón de trabajadores, por una demanda similar. El resultado fue el voto universal, pero injusto, privilegiado: los votos de los ricos y “cultos” valían dos o tres veces más que los de los trabajadores y campesinos. Los trabajadores, insatisfechos, llevaron adelante otra huelga de masas nueve años más tarde, solicitando una completa revisión de la Constitución. Seguir leyendo Capítulo 3: Huelgas de masas y revolución

Capítulo 2: Reforma social o revolución

Capítulo 1 | Capítulo 3

En defensa del marxismo

A través de toda la obra de Rosa Luxemburg se manifiesta la lucha contra el reformismo, que reducía los fines del movimiento obrero al regateo con el capitalismo en lugar de intentar derrotarlo por medios revolucionarios.

Eduard Bernstein -el más prominente vocero del reformismo (o revisionismo, como se lo conocía entonces)- fue el primero contra quien Rosa alzó las armas. Ella refutó sus puntos de vista, en forma especialmente incisiva, desde su folleto ¿Reformismo o Revolución? , que nació de dos series de artículos publicados en el Leipziger Volkszeitung ; la primera, de septiembre de 1898, era una respuesta a los artículos de Bernstein de Die Neue Zeit ; la segunda, de abril de 1899 fue escrita en respuesta a su libro Las precondiciones del socialismo y las tareas de la socialdemocracia. Seguir leyendo Capítulo 2: Reforma social o revolución

Capítulo 1: Esbozo Biográfico

Introducciones | Capítulo 2

Rosa Luxemburg nació en la pequeña población polaca de Zamosc, el 5 de marzo de 1871. Desde muy joven fue activista del movimiento socialista. Se unió a un partido revolucionario llamado Proletariat, fundado en 1882, alrededor de 21 años antes de que se fundara el Partido Social Demócrata Ruso (bolcheviques y mencheviques).

Proletariat estuvo desde sus comienzos, tanto en principios como en programa, señaladamente adelantado con respecto al movimiento revolucionario en Rusia. Mientras el movimiento revolucionario ruso estaba todavía restringido a actos de terrorismo individual llevados a cabo por una heroica minoría de intelectuales, Proletariat organizaba y dirigía a miles de trabajadores en huelga. No obstante, en 1886, Proletariat fue prácticamente decapitado por la ejecución de cuatro de sus líderes, el encarcelamiento de otros veintitrés bajo largas condenas a trabajos forzados y el destierro de otros doscientos. Sólo se salvaron del naufragio pequeños círculos, y a uno de ellos se unió Rosa Luxemburg a los 16 años. Alrededor de 1889, su actuación llegó a oídos de la policía y tuvo que abandonar Polonia, ya que sus camaradas pensaron que podría realizar tareas más útiles en el exterior que en prisión. Fue a Zurich, en Suiza, que era el centro más importante de emigración polaca y rusa. Ingresó en la universidad, donde estudió ciencias naturales, matemáticas y economía. Tomó parte activa en el movimiento obrero local y en la intensa vida intelectual de los revolucionarios emigrados. Seguir leyendo Capítulo 1: Esbozo Biográfico

Racismo y clase

Cuaderno en PDF para bajar e imprimir | edição em português

Nota de Marx21:

Como explica el autor en su introducción a la obra, “El racismo sigue siendo una de las características principales de las sociedades capitalistas avanzadas. Está institucionalizado en la discriminación sistemática que experimentan los negros en el trabajo, la vivienda y el sistema educativo, y en el acoso que sufren a manos de la policía y de las autoridades de inmigración.” Los 25 años que han pasado desde su publicación no han cambiado esta situación fundamentalmente. Si cabe, en muchos sentidos el racismo es ahora un problema más grave que entonces, sobre todo en la forma de la islamofobia.

Lo que sí ha avanzado es el lenguaje. Una traducción realizada hoy sería diferente, con lenguaje más inclusivo. Lo publicamos tal cual, a falta de recursos humanos para hacer la revisión necesaria. Alguna frase mal sonante no cambia el argumento básico, acerca de la relación entre el racismo y el capitalismo, y la necesidad, en última instancia, de combatir el capitalismo, a la vez de luchar contra el racismo aquí y ahora.

Alex Callinicos es militante destacado del Socialist Workers Party (GB). Folleto publicado en castellano por En lucha : mayo de 1996. Publicación original en inglés: “Race and class” en International Socialism 2: 55, verano de 1992, pp. 3–39.

Seguir leyendo Racismo y clase

Antonio Gramsci: Guía Anticapitalista

Chris Harman

[Portugués]

Antonio Gramsci murió el 27 de abril de 1937. La muerte le llegó como consecuencia de años de maltratos en las prisiones de Mussolini. No obstante, de algún modo, sufrió más infortunios tras su muerte, debido a la distorsión de sus ideas por parte de personas cuyas posiciones nada tenían que ver con sus principios socialistas revolucionarios.

Gramsci fue un revolucionario profesional desde 1916 hasta su muerte. Durante todo ese período siempre insistió en la necesidad de una transformación revolucionaria de la sociedad a través de la derrota del Estado capitalista.

Esto lo puso en la primera línea de aquéllos que exigían del Partido Socialista Italiano una actuación revolucionaria en la lucha contra el capitalismo y contra la guerra, entre 1916 y 1918. Lo llevó al centro del movimiento de los consejos de fábrica de Turín entre 1919 y 1920. Lo llevó a salir del Partido Socialista Italiano en 1921 para establecer un Partido Comunista auténticamente revolucionario. Lo llevó a dirigir este partido de 1924 a 1926. Y, finalmente, lo condujo a las prisiones de Mussolini, donde intentó en forma de anotaciones —los famosos Cuadernos de la Cárcel— desarrollar sus propias ideas sobre diversos aspectos de la lucha revolucionaria.

Él esperaba que aquellas anotaciones ayudasen a otros que compartían sus objetivos revolucionarios. Pero fueron secuestradas por personas que querían transformar el marxismo de una teoría revolucionaria a un estudio académico.

Este folleto explica la herencia anticapitalista de Antonio Gramsci, socialista revolucionario.

  • Este ensayo fue escrito en Gran Bretaña en 1977, y producido en edición revisada en 1983 como un folleto, titulado Gramsci versus reformism. La primera edición en castellano la publicó el grupo Socialismo Internacional (antecesor de Marx21) en marzo de 1996, bajo el título Antonio Gramsci: Socialista Revolucionario.

Seguir leyendo Antonio Gramsci: Guía Anticapitalista

Antonio Gramsci: guia anticapitalista (portugués)

Chris Harman

Título original: “Gramsci versus Eurocommunism”
Primeira Edição: Londres, Junho de 1977.

[Castellano]

Introdução

Antonio Gramsci morreu há mais de 40 anos, em 27 de abril de 1937. Sua morte foi conseqüência de anos de maus-tratos nas prisões de Mussolini. Porém, de algum modo, ele sofreu mais infortúnios após a sua morte, pelas distorções de suas idéias por pessoas cujas posições nada tinham em comum com seus princípios socialistas revolucionários.

Gramsci foi um revolucionário profissional de 1916 até a sua morte. Por todo esse período ele insistiu sempre na necessidade de uma transformação revolucionária da sociedade através da derrocada do Estado capitalista.

Foi isso que o fez atuar como um jornalista em vários periódicos socialistas, na linha de frente daqueles que exigiam do Partido Socialista Italiano uma ação revolucionária na luta contra o capitalismo e contra a guerra, entre os anos 1916‑1918. Que o levou para o centro do movimento dos conselhos de fábrica de Turim em 1919 e 1920. Que o levou a sair do Partido Socialista Italiano em 1921 para estabelecer um Partido Comunista autenticamente revolucionário. Que o levou a dirigir este partido de 1924 a 1926. E que, finalmente, levou-o às prisões de Mussolini, onde tentou sob a forma de anotações — os famosos Cadernos do Cárcere — desenvolver suas próprias idéias sobre a sociedade italiana, a estratégia e a tática da luta pelo poder estatal, a construção do partido revolucionário e da imprensa revolucionária. Ele esperava que aquelas anotações pudessem fornecer algum subsídio a outros que tivessem os mesmos objetivos revolucionários. Todavia, seus escritos acabaram sendo apossados por aqueles que querem transformar o marxismo numa área de estudo acadêmica e não-revolucionária.

Isso foi possível, inicialmente, pela sistemática distorção das idéias de Gramsci pelo Partido Comunista Italiano (PCI). Seguir leyendo Antonio Gramsci: guia anticapitalista (portugués)

red/xarxa/sare/rede anticapitalista