Mujeres en la historia

ES CA

Judy Cox

La primera mujer negra en presentarse para vicepresidenta de EEUU no fue Kamala Harris, sino Charlotta Amanda Spears Bass, en 1952.

Charlotta Amanda Spears nació en 1874 en Sumter, Carolina del Sur, en lo que había sido el territorio esclavista de Estados Unidos solo una década antes. Fue la sexta de once hijos. Recibió su educación en la escuela pública.

Más tarde, se mudó a California y comenzó a trabajar en el periódico California Eagle. Tras la muerte de su fundador, Charlotta llegó a ser directora y luego propietaria de la publicación, una de las primeras mujeres negras en ser dueña de un periódico.

Tomó cursos en la Universidad de Columbia y la Universidad de California. En 1912, Joseph Bass se unió al Eagle. Compartió la preocupación de Charlotte por la injusticia y la discriminación racial. Se casaron y dirigieron el Eagle conjuntamente.

Durante la década de 1920, Charlotta se convirtió en copresidenta de la agrupación de Los Ángeles de la Asociación Universal para el Mejoramiento de los Negros, la organización panafricanista y separatista fundada por Marcus Garvey. Hizo campaña contra las escuelas segregadas y contra la discriminación laboral.

Carlotta también fue directora del Movimiento Juvenil de la National Association for the Advancement of Colored People, la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color, la principal organización en defensa de los derechos de la gente negra en EEUU de la época, buscando su plena integración en la sociedad existente.

Campañas

La circulación del Eagle, de 60.000 ejemplares, lo convirtió en el periódico afroamericano más importante de la costa oeste.

Entre 1912 y 1951, bajo el liderazgo de Charlotta, el Eagle lideró campañas contra la película de D. W. Griffith, The Birth of a Nation (“El nacimiento de una nación”, una celebración del racismo), contra el Ku Klux Klan, y contra la brutalidad policial. El periódico también apoyó a los “Scottsboro boys”, nueve jóvenes que fueron falsamente incriminados y condenados por violación en Scottsboro, Alabama, en 1931.

Charlotta recibió amenazas telefónicas y en un momento se enfrentó a ocho hombres vestidos de blanco, a quienes asustó y ahuyentó al sacar un arma de fuego.

En 1934, su marido Joseph murió y Charlotta asumió el control del periódico en solitario.

En 1942, el Departamento de Justicia interrogó a Charlotta sobre las afirmaciones de que su periódico era financiado por Japón y Alemania. El FBI monitoreó a Charlotte, ya que sospechaban que apoyaba al Partido Comunista.

En la década de 1940, el Partido Republicano eligió a Bass como directora de la región oeste de la campaña presidencial de Wendell Willkie. Sin embargo, luego ella abandonó el Partido Republicano y se unió al Partido Progresista.

Carlotta se desempeñó en 1952 como presidenta nacional de Sojourners for Truth and Justice, una organización de mujeres negras que protestaban contra la violencia racista, liderada por comunistas.

Ese mismo año, fue nominada a vicepresidenta de Estados Unidos por el Partido Progresista, acompañando al candidato presidencial, el abogado Vincent Hallinan. Así, Charlotte se convirtió en la primera mujer afroamericana en postularse para la vicepresidencia de Estados Unidos. Su plataforma pedía derechos civiles, derechos de las mujeres, el fin de la Guerra en Corea y la paz con la URSS.

En 1966, Bass sufrió un derrame cerebral y se jubiló. En 1967, cuando tenía noventa y un años, el FBI todavía clasificaba a Charlotta como una potencial amenaza para la seguridad nacional.

Murió en Los Ángeles el 12 de abril de 1969 y fue enterrada junto a su esposo en el cementerio Evergreen, en el este de Los Ángeles, California.