Tour de Francia: cómo los empresarios ponen las ganancias por encima de la seguridad

Nick Clark

El pasado sábado 29 de agosto comenzó el evento ciclista más grande del año, el Tour de Francia, Nick Clark investiga si tales eventos deportivos pueden ser seguros en la situación de la pandemia en que nos encontramos.

Organizar el evento deportivo anual más grande del mundo en medio de una pandemia mundial requiere algo de galo. Pero el Tour de Francia sigue adelante con sus 21 etapas que pasarán por 6 regiones y 32 departamentos. Si la carrera llega o no a su fin es otro asunto.

Las infecciones por coronavirus en Francia se encaminan a otro pico, y algunas de las áreas por las que pasa la carrera ya están en “alerta roja”.

Realmente es asombroso que siquiera se haya considerado organizar el Tour.

Algunos políticos están a favor porque esperan que la celebración de la carrera pueda reforzar un falso sentimiento de unidad nacional.

El ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, dijo que mantener la carrera en marcha sería “una señal de que podemos seguir viviendo y de la fortaleza de nuestra sociedad”.

Y es cierto que el nacionalismo ha formado parte del Tour desde sus comienzos. Pero el factor principal es el dinero y los intereses comerciales que financian y se benefician del deporte.

El Tour implica muchos millones de euros. Para empezar, las autoridades municipales pagan grandes sumas al organizador de la carrera, ASO, para que la carrera pase por sus pueblos y ciudades.

La ciudad de Niza, que fue puesta en alerta roja la semana pasada, pagó algo más de 3 millones de euros para albergar los tres primeros tres días de la carrera de este año. El ayuntamiento esperaba que el negocio que comporta generará diez veces más a cambio.

Ese dinero no es nada comparado con lo que desembolsan las empresas de televisión y los patrocinadores.

Aproximadamente la mitad de la facturación estimada de 130 millones de euros del Tour del año pasado provino de los derechos de transmisión, mientras que entre el 40 y el 50 por ciento fue dinero de publicidad y patrocinio.

Los equipos de ciclismo y los organizadores de carreras dependen casi por completo de estas dos fuentes de financiación.

Agradecido

Los equipos están especialmente en deuda con los patrocinadores que utilizan el ciclismo para impulsar sus marcas. Por ejemplo, uno de los equipos más exitosos del deporte está patrocinado por el gigante petroquímico Ineos.

Están entre los favoritos para ganar el Tour de este año gracias al dinero proporcionado por el multimillonario propietario de Ineos, Jim Ratcliffe.

Pero cuando el coronavirus frenó los deportes con espectadores, los patrocinadores tuvieron que pagar a los equipos sin carreras y, por lo tanto, sin marketing.

Muchos de ellos sólo lo hacen por la publicidad que les da el Tour de Francia. Sin esto, y con la crisis económica que se avecina, los equipos y los organizadores de la carrera están aterrorizados de que los patrocinadores renuncien en masa y todo el deporte se derrumbe.

El historiador del ciclismo Jean-Francois Mignot dijo que cancelar el Tour “abre la puerta a un posible colapso económico en el sector del ciclismo. La mayoría de los patrocinadores están en el ciclismo sólo por esta razón, todo se centra en el Tour de Francia. Si estos patrocinadores invierten dinero es porque los televidentes reconocen las camisetas del equipo, es la única carrera ciclista vista por una audiencia tan amplia”.

Entonces, por el bien de ese dinero, el Tour de Francia se lanzó en el apogeo de una pandemia mundial. Y esa es una mala idea.

Las grandes empresas impulsan el regreso a los eventos con multitudes

El deporte es un gran negocio. Y como cualquier otro negocio, antepone la protección de las ganancias a la protección de las vidas.

Las ventas globales de servicios deportivos y productos relacionados ascendieron a casi 550.000 millones de euros en 2018. Al igual que en el ciclismo, la gran cantidad de dinero está en acuerdos de patrocinio y transmisión.

La consultora KPMG estimó que las cinco ligas de fútbol europeas más importantes y sus clubes miembros afrontarían una pérdida de más de 4.000 millones de euros si sus temporadas no se completaban este año. Cuando se cancelaron los deportes, se vieron amenazados acuerdos de transmisión enormemente lucrativos.

En Gran Bretaña, Sky permitió a sus clientes pausar sus suscripciones “hasta que volviera la normalidad”, lo que le costó casi 800 millones de euros potenciales en un período de sólo cuatro meses.

Las organizaciones más pequeñas ya han quebrado. El club de fútbol campeón eslovaco MSK Zilina y USA Rugby se declararon en quiebra en las primeras semanas de la pandemia.

Las ligas y los clubes más importantes cuentan con los gobiernos para que los rescaten, con la esperanza de que si entran en bancarrota serán tratados como demasiado importantes para hundirse.

Así que hubo una gran presión para que los eventos deportivos volvieran a funcionar mucho antes de que fuera seguro.

Entre junio y julio, el tenista Novak Djokovic organizó una competición completa, el Adria Tour, que se jugó frente a una gran multitud. Inevitablemente, los jugadores y entrenadores comenzaron a dar positivo por coronavirus y la competición se canceló a mitad de camino.

En Gran Bretaña, a medida que aumentaban las tasas de infección en Europa, los conservadores esperaban abrir el mes pasado el cricket, el billar y las carreras de caballos al público.

La amenaza llevó a un jugador de billar, Anthony Hamilton, a abandonar el Campeonato del Mundo, calificando la jugada de “ridícula”: “Digamos que una persona se enferma y muere en el Campeonato Mundial de Snooker en el Crucible [teatro]; es una persona que murió sin motivo alguno, sólo por entretenimiento”.

Pero ese es el riesgo que los jefes deportivos y los ministros del gobierno parecen estar totalmente dispuestos a correr.

El Tour es un gran riesgo

El Tour de Francia tiene el potencial de ser un súper esparcidor de coronavirus. Es una operación enorme que reúne a miles de personas de todo el mundo y luego las traslada por todo el país durante tres semanas.

Incluso el organizador de la versión “reducida”, que ASO afirma haber planeado este año, tiene el potencial de ser una propagadora de infecciones.

Los ciclistas, el personal de carreras y equipos, los medios de comunicación y una enorme caravana publicitaria llegan a nuevos hoteles cada noche. Un gran número de espectadores se aglomerará a lo largo de la carretera: unos 12 millones de personas en total asistieron a la carrera el año pasado.

Este año se les dirá a los espectadores que son responsables de mantener el distanciamiento social a lo largo de la ruta de unos 3.500 kilómetros. Luego, se les animará a que se junten delante de la caravana publicitaria para obtener los obsequios ofrecidos por las diferentes marcas.

ASO dice que tiene reglas que de alguna manera hacen que todo sea seguro. La carrera entera supuestamente operará como una “burbuja” completamente aislada de los lugares que visita y las multitudes por las que pasa.

Las reglas que ha establecido ASO son vagas y confusas. Y, por supuesto, todo es una tontería. Los ciclistas y el personal ya están saliendo de otras carreras dando positivo por coronavirus.

No existe una forma segura de organizar un evento deportivo masivo en el apogeo de una pandemia, y los organizadores lo saben.

Pero en aras de las ganancias, siguen adelante de todos modos.


Este artículo fue publicado en inglés en la publicación hermana de Marx21 en Gran Bretaña, Socialist Worker.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s