Agosto de 1968: El “orden” reina en Praga

Tomás Tengely-Evans

Durante las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría entre Estados Unidos y la URSS constituyó el hecho central de la política mundial: un conflicto internacional entre sistemas aparentemente opuestos: las “democracias” capitalistas occidentales, por un lado, y las tiranías de la URSS y sus regímenes satélites en Europa del Este, por el otro.

Sin embargo, como tantas otras certezas, el año de 1968 rompió esta imagen.

En agosto de 1968, mientras los manifestantes pacifistas en la Convención del Partido Demócrata en Chicago eran brutalmente reprimidos por las fuerzas del Estado, las pantallas de televisión se llenaron de imágenes de otro ejército de ocupación: los tanques rusos en las calles de Praga en Checoslovaquia. En ese momento, millones de personas sintieron la conexión de la lucha por un mundo diferente, libre de represión, opresión y explotación.

Reformas o socialismo desde abajo

En la madrugada del 21 de agosto de 1968, los tanques rusos atravesaron la frontera de Checoslovaquia. Habían venido a poner fin al proceso de reformas iniciado por Alexander Dubček conocido como la Primavera de Praga. Sus reformas habían abierto espacio para un movimiento de trabajadores y estudiantes que amenazaba el dominio de Rusia.

Pero la fanfarronería rusa de “restaurar el orden en días” no contaba con la respuesta popular. Los estudiantes ocuparon las calles, lucharon contra los tanques y organizaron sentadas en sus universidades y se dieron cuenta de que contaban con el apoyo de los trabajadores a medida que llegaban mensajes de solidaridad desde los centros de trabajo de todo el país. Por su parte los rusos descubrieron, para su sorpresa, que incluso la presencia de 2.000 tanques y medio millón de tropas en el país no podía sofocar de inmediato el descontento.

En ese momento, la constitución de Checoslovaquia declaraba que “todo el poder en la República Socialista Checoslovaca está en manos de los trabajadores”. En realidad, la clase trabajadora no tenía más poder que en Estados Unidos, Gran Bretaña o Francia. La Rusia estalinista y sus satélites del Bloque del Este eran sociedades de capitalismo de Estado, con una clase dominante: la burocracia estatal. Con Stalin en el poder, esta burocracia creció cada vez más y comenzó a desarrollar su propio conjunto de intereses de clase.

Al igual que en la URSS, el Partido Comunista de Checoslovaquia se convirtió en jefe de la maquinaria estatal y de las empresas estatales. Y la propia URSS tenía el poder, militar, político y económico, de tomar las decisiones en sus satélites de Europa del Este.

El programa de Dubček de “Socialismo con rostro humano” tenía como objetivo la realización de una serie de reformas políticas y económicas “democratizadoras”. Se abolió la censura y los periódicos y revistas del régimen pudieron denunciar los asesinatos judiciales y las purgas partidistas de los años cuarenta y cincuenta. Algunos de los miles de socialistas y sindicalistas que habían sido encarcelados o cuya vida fue destruida por la policía secreta fueron rehabilitados.

Comenzó a abrirse toda la sociedad, desde el arte, la literatura y la poesía hasta la música. Lo que es más peligroso para los gobernantes de Rusia y Checoslovaquia, la gente común comenzó a cuestionar la retórica “socialista” oficial del régimen y a preguntarse en intereses de quién gobernaba. Los gobernantes rusos podrían permitir que Dubček se convirtiera en primer secretario del Partido Comunista y podrían aprobar las reformas del nuevo liderazgo. Pero cuando esas reformas abrieron la puerta a un movimiento desde abajo de estudiantes, trabajadores e intelectuales —un movimiento que fue cada vez más independiente de Dubček—, intervinieron para preservar su poder.

Resistencia

Junto a la resistencia de trabajadores y estudiantes desde abajo, sectores enteros del aparato estatal checoslovaco simplemente continuaron funcionando desafiando la ocupación rusa. Radio Praga siguió transmitiendo la línea de la dirección de Dubček, que denunciaba la invasión, pero pedía “calma”. Cuando se vieron obligados a abandonar su sede, sus periodistas se movieron por Praga, transmitiendo noticias, llamados a la solidaridad y canciones pop toscamente grabadas contra la invasión en las ondas de radio de Europa.

A Dubček se le permitió permanecer como líder del partido hasta abril de 1969, en lugar de ser llevado a prisión o liquidado. Y, mientras los líderes del ala reformadora del partido fueron trasladados a Rusia encadenados y obligados a firmar el “Protocolo de Moscú”, el acuerdo tuvo cuidado de no eliminar inmediatamente todas las reformas. El nivel de resistencia de la gente común significaba que los gobernantes rusos tendrían que esperar el momento oportuno y volver a imponer el control gradualmente.

La dirección del partido hizo un llamado a la calma porque temía que la situación se saliera de su control y amenazara al régimen en su conjunto. Al principio, eso no detuvo la resistencia desde abajo, ya que estallaron manifestaciones masivas y espontáneas en octubre y noviembre de 1968. Nuevamente en enero de 1969, 800.000 personas salieron después de que el estudiante Ján Palach se prendiera fuego en protesta por el abandono de la dirigencia del partido. Sin embargo, la resistencia era cada vez más en desacuerdo con el liderazgo Dubcek. Su discurso de permanecer “tranquilo” se convirtió cada vez más en hablar de detener la “anarquía”, ya que se purgó de los principales reformadores del gobierno que se oponían a refrenar la Primavera de Praga.

Cuando Checoslovaquia venció dos veces a Rusia en la Copa del Mundo de Hockey sobre Hielo en marzo de 1969, estallaron manifestaciones masivas y disturbios en Praga y otros pueblos y ciudades de todo el país. Brezhnev y sus muchachos recibieron una paliza infernal en la pista. Pero convenció a Rusia de que tenía que actuar contra la oposición y sacarla de las calles si era necesario. Dubček presentó su dimisión, sus aliados fueron purgados y el nuevo liderazgo con el reemplazo de Dubček como primer secretario del Partido Comunista, Gustáv Husák, comenzó a impulsar la “Normalización” a una velocidad vertiginosa.

Mientras que la Primavera de Praga y las esperanzas de la gente en ella se derrumbaron, la invasión envió ondas de choque al movimiento socialista y a la clase trabajadora en todo el mundo. Cuando los paracaidistas descendieron sobre el aeropuerto de Praga y las columnas blindadas se abrieron paso hacia la capital el 21 de agosto de 1968, no sólo estaban aplastando al gobierno checoslovaco; estaban aplastando las restantes pretensiones de Rusia de ser el abanderado del socialismo mundial.

Como escribió Chris Harman, autor de Class Struggles in Eastern Europe: “Agosto de 1968 iba a pasar a la historia como el mes en el que los líderes del Partido Comunista de la Unión Soviética demostraron que no tolerarían experimentos de ‘comunismo con rostro humano’, y los líderes del Partido Demócrata de Estados Unidos demostraron que no tolerarían experimentos con la democracia”.


Traducción/ adaptación: Xoán Vázquez

Fuente: https://isj.org.uk/the-prague-spring/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s