“La lucha de Hong Kong no es una ‘revolución de colores’ sino que responde a problemas locales”

Lam Chi Leung

La ley de seguridad finalmente entró en vigor. ¿Podrías describir brevemente de qué va esta ley y cuál podría ser su impacto en los movimientos en Hong Kong?

La información más reciente muestra que la Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong es muy estricta. La llamada subversión del poder estatal abarca una amplia gama de actividades, como defender abiertamente los derechos democráticos del pueblo de Hong Kong. Los lemas que piden la independencia o la autodeterminación de Hong Kong, contra el gobierno local, o llamadas como “Abajo el Partido Comunista Chino” probablemente estarán prohibidas y será ilegal levantar pancartas que lleven lemas así.

La colaboración entre personas en Hong Kong y las fuerzas políticas extranjeras está prohibida por ley, pero no definen claramente la colaboración. Al mismo tiempo, bajo la Ley de Seguridad Nacional se establece una fuerza especial que son las autoridades de seguridad nacional del gobierno del Partido Comunista Chino (PCCh) en Hong Kong. Podrán entrar en casas y llevar a cabo registros, borrar mensajes de Internet, solicitar cualquier información de la persona (sin que exista el derecho a guardar silencio) e incluso congelar bienes personales sin pasar por un tribunal. Básicamente, esta fuerza especial no estará sujeta a las leyes de Hong Kong y podrá hacer lo que quiera.

Las escuelas y las bibliotecas han comenzado a eliminar libros que abogan por la independencia de Hong Kong o defienden la resistencia por parte de la oposición democrática. Hay planes para introducir la llamada “ideología patriótica” en la educación: será básicamente un lavado de cerebro.

Todas estas medidas han recortado seriamente los derechos y libertades básicos del pueblo de Hong Kong y han socavado su alto grado de autonomía. Los movimientos sociales y democráticos entrarán en un período difícil.

Hemos oído que hubo una gran manifestación justo después de la entrada en vigor de la ley. ¿Cuál es el estado de ánimo general de los participantes del movimiento y cómo responderá el movimiento a la ley de seguridad?

En general, las manifestaciones del 1 de julio no fueron muy grandes. La razón principal fue que el gobierno se puso muy duro frente a las protestas y no aprobó las solicitudes para manifestaciones legales. En segundo lugar, tras el fracaso de la combativa lucha anti-extradición de los manifestantes que ocuparon la Universidad China y la Universidad Politécnica en noviembre del año pasado, la lucha comenzó a ir cuesta abajo. El movimiento de masas no está creciendo.

Los participantes eran principalmente jóvenes que no tenían miedo de violar la ley. Estaban muy animados y no tenían miedo al sacrificio, pero carecían de organización. Es muy difícil detener la aprobación de la Ley de Seguridad Nacional ante un balance de poder desfavorable.

La tensión entre Estados Unidos y China es ahora más aguda que el año pasado. ¿Cómo afecta esto al movimiento en Hong Kong? ¿Cuál debería ser la postura del movimiento hacia las potencias occidentales que supuestamente le apoyan?

El PCCh cree que el reciente movimiento de masas en Hong Kong es una “revolución de colores” manipulada entre bastidores por Estados Unidos.

Por lo tanto, a pesar de la oposición del gobierno de EEUU, el PCCh todavía insiste en seguir adelante con la ley. De hecho, cuando la relación chino-estadounidense mejora, la libertad política en Hong Kong mejora relativamente; cuando la relación es tensa, se restringe más la libertad política en Hong Kong.

El régimen chino no quiere reconocer que el motivo principal que lleva a las masas a luchar por la democracia y la autonomía en Hong Kong son los conflictos políticos y sociales internos aquí, no la intervención de Estados Unidos y el imperialismo occidental. (Por supuesto, éstos existen, pero no son el factor clave).

Fueron más bien la negativa del régimen del PCCh a cumplir su promesa de autonomía para Hong Kong y la manera en el capital burocrático de China continental y el capital monopolista de Hong Kong se unen en la explotación de las masas trabajadoras de Hong Kong —lo que provoca una pobreza extrema y la desigualdad social— las causas fundamentales de los sucesivos movimientos de masas en 2003, 2014 y 2019.

Algunos manifestantes de Hong Kong quieren que Estados Unidos ayude a Hong Kong. Aquí, debemos distinguir entre dos tipos de “llamadas a la interferencia de los Estados Unidos”: 1) llamadas a la interferencia de los Estados Unidos porque se admira a Trump y sus creencias; 2) llamadas dirigidas a la ciudadanía estadounidense, para que exijan que su gobierno se enfrente a un régimen autoritario en lugar de priorizar el comercio.

Sin embargo, ambos tipos de llamada fracasarán. El gobierno de EEUU no apoyará sinceramente el movimiento prodemocrático en Hong Kong. Trump está utilizando las leyes de seguridad nacional para atacar al PCCh. El año pasado, Trump criticó el movimiento de masas en Hong Kong. Al igual que Xi Jinping, Trump también describió el movimiento democrático en Hong Kong el año pasado como un motín. Si el PCCh hace más concesiones en asuntos comerciales, Estados Unidos los criticará menos.

Los activistas nativistas de extrema derecha en Hong Kong que favorecen el imperialismo británico y estadounidense están pidiendo ayuda al gobierno de Estados Unidos o permitiendo que intervengan otras potencias occidentales. Esto fácilmente podría convertir a Hong Kong en un peón en un conflicto geopolítico.

¿Cuál crees que es la clave para superar esta situación?

La situación actual es muy desfavorable para el movimiento democrático en Hong Kong. Las huelgas que se han propuesto no se podrán llevar a cabo. Pero creo que, dado que la gente de Hong Kong ha disfrutado de libertad durante 40 años y dos generaciones, no sucumbirá a la dictadura. Cuando sea el momento adecuado, las luchas de masas volverán a surgir.

Hong Kong desempeñó un papel importante en la promoción de la democracia y el movimiento obrero en China. Siendo una gran ciudad en el sur de China, Hong Kong tiene una característica especial: es relativamente libre y algunas organizaciones obreras y ONGs en Hong Kong dan un apoyo indirecto a movimientos sociales en China continental. Muchos izquierdistas disidentes chinos huyeron de China hacia Hong Kong en 1949 e influyeron a la juventud de Hong Kong para que se radicalizara. Yo también fui una de las personas que se beneficiaron de esto: pude leer muchos libros que no estaban disponibles en China continental, lo que me hizo cambiar de maoísta a apoyar la democracia socialista.

Con la aprobación de la Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong, la mejor situación de Hong Kong en comparación con China continental en términos de los derechos y libertades está desapareciendo. En este sentido, las poblaciones de Hong Kong y China continental están llegando a compartir su destino.

La lucha contra la Ley de Seguridad Nacional en Hong Kong es una parte integral de la oposición al régimen capitalista burocrático chino. Nuestros aliados deberían ser la gente de todos los países, especialmente la gente de China continental. Por lo tanto, las masas trabajadoras de Hong Kong necesitan organizarse y unirse con todas las formas de lucha y campañas en defensa de los derechos de las personas en China continental. Sólo de esta manera se podrán ganar las libertades políticas en toda China, y se podrá asegurar la autonomía democrática de Hong Kong.


Lam Chi Leung es un socialista revolucionario en Hong Kong. Esta entrevista apareció primero en nuestra publicación hermana de Corea del Sur, Solidaridad Obrera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s