La policía holandesa no es mejor

Mylène Bolder

La brutalidad policial racista no es sólo un problema estadounidense. La policía holandesa también es estructuralmente culpable de racismo y violencia. Los medios de comunicación del establishment ignoran esto.

Además, la policía miente sistemáticamente para mantener una buena imagen pública.

Decenas de miles de personas salieron a las calles en los Países Bajos en solidaridad con las protestas en Estados Unidos y contra la brutalidad policial y el racismo. Y con razón, porque la policía también es culpable de racismo y brutalidad policial mortal en los Países Bajos.

Rishi Chandrikasing, de 17 años, era inocente y estaba desarmado cuando recibió un disparo mortal en la nuca en 2012. El oficial al cargo quedó libre.

Mitch Henríquez murió en 2015 tras ser estrangulado por cuatro agentes. También estaba desarmado y era inocente. Sólo uno de los cuatro oficiales recibió una amonestación simbólica.

Tomy Holten murió en su celda en marzo pasado, una hora después de que varios oficiales estuvieran presionando su cuello y espalda durante su arresto.

La agencia de investigación independiente Control Alt Delete muestra que durante los últimos cuatro años, 41 personas en los Países Bajos han muerto en detenciones o bajo custodia de la policía. Casi la mitad de estas víctimas tenían origen migrante. En ninguno de estos casos, un agente ha sido condenado, y ni un solo caso ha sido escuchado por un juez. La policía no sólo no divulga cifras sobre su propia violencia o sobre (la falta de) condenas de los agentes de policía. Los principales medios también ignoran estructuralmente la brutalidad policial mortal.

Brutalidad policial racista

Chris de Ploeg calculó para OneWorld que, en comparación con los estadounidenses blancos, los estadounidenses negros mueren 2,4 veces más cuando entran en contacto con la policía. Pero proporcionalmente, los holandeses de origen migrante mueren 11,6 veces más a menudo a manos de la policía que los holandeses sin origen migrante. La policía finge que estos incidentes violentos son sólo “errores” de los que se aprende para el futuro y que están trabajando duro en la diversidad dentro de la fuerza policial. La práctica muestra algo diferente.

Las fuerzas policiales son cada vez más blancas. La afluencia de agentes con origen migrante ya es baja y, según Statistics Netherlands, el mismo porcentaje de agentes con origen migrante dejará la policía dentro de dos años. La investigación muestra que hay racismo y sexismo estructural en el cuerpo, por lo que las agentes y agentes con origen migrante no se sienten como en casa allí.

Las historias de varios denunciantes también muestran que la cultura racista y sexista dentro de la policía es persistente y que no hay espacio real para el cambio. El ex asesor policial Carel Boers dijo: “La norma la establecen los hombres heterosexuales blancos y mayores”. Boers renunció a su cargo en 2019 porque la cúpula policial ignora estructuralmente el comportamiento criminal de los agentes, “desde los asaltos hasta la discriminación grave”.

Exterminadores de marroquíes

La denunciante Fátima Aboulouafa, como jefa de policía en La Haya, criticó el abuso de poder, el acoso sexual, el bullying y el racismo dentro de la policía. Después de ser ignorada internamente, expresó esta crítica online. A Aboulouafa se le prohibió hablar, posteriormente fue suspendida y no se le permitió regresar a su unidad. Cuando la policía expresó que no quería protegerla, renunció a su cargo el pasado mayo.

No se han tomado medidas contra el grupo de agentes en La Haya que orgullosamente se autodenominan “exterminadores de marroquíes”. Cuando un hombre holandés-marroquí de 18 años fue arrestado por agentes con violencia desproporcionada en La Haya, el jefe de policía Paul van Musscher mintió cuando dijo que impondrían castigos apropiados a los oficiales.

En el caso de Mitch Henríquez, el agente que le aplicó la pinza en el cuello fue sentenciado a 6 meses de libertad condicional porque la aplicó “durante demasiado tiempo”. Los otros agentes involucrados fueron absueltos. A todos se les permitió mantener su trabajo, incluido el oficial condenado. El jefe de policía Erik Akerboom dijo después de la declaración que protegería a “su gente”. En los últimos cinco años, ningún agente ha sido despedido por discriminación o actuaciones racistas.

Mentirosos

Mientras tanto, la policía ha estado presionando para que se les dé el arma de descarga eléctrica. Siempre se denunciaba que la violencia contra los agentes estaba aumentando. Los agentes de policía estaban hartos de ser atacados “a cualquier hora del día”. Realizaron una campaña mediática para pedir el arma de electrochoque, diciendo que conllevaría una disminución de la violencia. Todo esto resulta ser una gran tontería. En realidad, hace años que la violencia contra los agentes va disminuyendo, y la policía utilizó mentiras para obtener el arma de electrochoque, según mostró recientemente una transmisión de Media Logica.

El superintendente jefe de Amsterdam, Frank Paauw, responsable del arma de descarga eléctrica en la Policía Nacional, se enfrentó a las cifras en la transmisión de Media Logica del 9 de junio. Cuando se le preguntó si la violencia contra la policía realmente está aumentando, Paauw dijo: “No, cuando se trata de números absolutos, en realidad es un cuadro bastante estable”. El investigador principal de la evaluación del arma de descarga eléctrica Otto Adang dijo en la misma transmisión que el arma de descarga eléctrica se introdujo con “argumentos inapropiados” y que la violencia contra los agentes está en declive desde hace años.

Según un mordaz informe de Amnistía de los Países Bajos, durante el período de prueba, en el 80 por ciento de los casos el arma de descarga eléctrica se usó contra personas desarmadas y personas que ya habían sido esposadas. Argumentan que la pistola Taser es una buena alternativa al uso del arma de fuego, pero en realidad, se ha utilizado principalmente en situaciones en las que los protocolos no permitirían la utilización de un arma de fuego.

En casi la mitad de los casos, la Taser se colocó directamente sobre el cuerpo. Gerbrig Klos, de Amnistía de los Países Bajos, dice: “Sólo puedo ver la administración repetida de un aumento de potencia en el modo de aturdimiento a alguien que ya está bajo control, una violación de uno de los derechos humanos más fundamentales, es decir, la prohibición de la crueldad, trato inhumano y degradante”. En otras palabras, se usaba regularmente como herramienta de tortura.

Más poderes

Pero la policía no se preocupa por las víctimas y no hace nada contra el racismo. Principalmente quieren menos supervisión y más poderes. La policía de los Países Bajos ha estado trabajando en una nueva “instrucción oficial” sobre el uso de armas y violencia en los últimos dos años, en la que las posibilidades de usar spray de pimienta y la pistola Taser se han ampliado considerablemente.

Sorprendentemente, las autoridades han dado más urgencia a la ley durante las protestas en torno a Floyd. Se votará en el Senado después del verano.

Amnistía Países Bajos ha criticado fuertemente la nueva instrucción oficial. Escriben que el arma de fuego también se podrá utilizar para contrarrestar “movimientos insurgentes y otros trastornos graves”. Pronto se permitirá a la policía disparar contra los manifestantes y las multitudes o cualquier cosa que encuentren “desordenada”, sin que exista una amenaza directa, como es la regla ahora. El Colegio de Abogados de Holanda también es crítico. Escriben que la nueva instrucción oficial da muchas más opciones para usar el Taser y el spray de pimienta. Estas armas pueden usarse pronto contra cualquiera que se “resista” a un arresto.

Además, el uso de pelotas de goma se amplía en la nueva instrucción oficial. Aunque la Policía Nacional aún no tiene estas armas, según Control Alt Delete, se están llevando a cabo varias investigaciones dentro de la academia de policía para utilizar balas de goma. Las instrucciones actuales establecen que las balas de goma pueden usarse cuando el sospechoso tiene un arma o existe el peligro que se escape. Ahora se agrega que la policía puede utilizar balas de goma contra cualquier persona que “perturbe el orden público”, o asambleas y multitudes que amenacen la seguridad de las personas o la propiedad. En Francia, durante las protestas de los chalecos amarillos, 14 personas perdieron sus ojos por las balas de goma en un período de dos meses.

Las protestas en Estados Unidos muestran cómo se puede hacer cumplir la justicia. El agente que mató a Floyd fue arrestado y acusado tras 3 días de protestas. De lo contrario, esto no habría sucedido. Pero las protestas continúan. Los y las activistas en Estados Unidos entienden que la violencia policial no se trata de unas pocas “manzanas podridas” racistas, sino que la policía debe ser abolida como tal.


Mylène Bolder es militante de Internationale Socialisten, grupo hermano de Marx21 en Países Bajos. Este artículo apareció por primera vez en su web.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s