Ante un levantamiento nacional contra el racismo, Trump ataca a Antifa para desviar la ira

Iannis Delatolas informa sobre los planes de Trump para hacer que Antifa sea ilegal y las causas subyacentes de esta rebelión antirracista, incluida la pandemia del COVID-19 y la incapacidad bipartidista de lidiar con las crisis de salud y racismo en Estados Unidos.

 

Trump, con la esperanza de desviar la ira contra el asesinato racista de George Floyd y la crisis pandémica, usó su discurso a la nación el lunes por la noche para amenazar al movimiento y atacar a la izquierda. Tras verse obligado a pasar dos noches en el búnker durante el fin de semana, debido a las protestas y enfrentamientos fuera de la Casa Blanca, Trump salió de él y tuiteó que declararía a Antifa como a una organización terrorista. Los manifestantes sitiaron la Casa Blanca mientras se utilizaban gases lacrimógenos para despejar el camino para la sesión de fotos de Trump frente a una iglesia el domingo.

Antifa es un término general para varios activistas y grupos radicales antifascistas, y no una organización. Las protestas antifa y antifascistas han mantenido a la extrema derecha y matones como los “Proud Boys” fuera de las calles de todo el país. La amenaza de Trump iba destinada a alentar a su extrema derecha y a su base racista. Y fiel al precedente, Trump ha estado ansioso por pedir a la extrema derecha que use la violencia y las balas contra la izquierda. La declaración de Trump en la que señala a Antifa como terrorismo interno puede ser legalmente infundada. Pero en el mundo real, es un ataque al movimiento multirracial que está impulsando la rebelión contra la policía racista y el horrible asesinato de George Floyd, otro hombre negro inocente, a manos de la policía racista. El hecho de que Antifa pueda ser designada como una organización terrorista, mientras que el Ku Klux Klan no lo es, dice mucho acerca de lo que la clase dirigente de EEUU considera peligroso.

En este contexto, las declaraciones de Trump tienen dos funciones. Es un llamamiento a una represión aún más agresiva del movimiento por parte de la policía, la Guardia Nacional e incluso del ejército. También es un llamamiento a la extrema derecha y a los fascistas para que tomen la iniciativa de salir y atacar al movimiento y a la izquierda en general. Y al señalar “Antifa”, Trump está intentando señalar que el estado despejará el camino para que actúe la extrema derecha independiente. Poco después del tuit de Trump, el congresista de Florida Matt Gaetz tuiteó en respuesta: “Ahora que vemos claramente a Antifa como terroristas, ¿podemos cazarlos como lo hacemos con los de Oriente Medio”.

El presidente de la ley y el orden

Ayer, en su discurso desde la Casa Blanca, Trump amenazó con sacar a la Guardia Nacional en DC con efecto inmediato. También amenazó con traer al Ejército de Estados Unidos si los gobernadores no llamaban a la Guardia Nacional para contener las manifestaciones.

A pesar de la amenaza explícita del uso de la fuerza proveniente de la Casa Blanca, anoche los enfrentamientos y los disturbios fueron aún más generalizados y violentos. Incluso llegaron al distrito de la clase trabajadora del Bronx, donde vivo en Nueva York. Se lanzaron gases lacrimógenos y granadas aturdidoras cuando los manifestantes se enfrentaron a la policía.

El brutal asesinato de George Floyd que fue filmado en su totalidad por espectadores indignados y conmocionados ha provocado una rebelión en todo el país. No hay otra forma de describir lo que está sucediendo. Es un levantamiento con protestas en 140 ciudades y la Guardia Nacional se ha activado en 21 estados. Hemos tenido protestas contra asesinatos policiales en el pasado, pero lo que es diferente esta vez es que las manifestaciones demuestran un grado mayor de enfado, de confrontación y más multirraciales. Estas características son las que hacen que esta ola imparable de protestas sea una amenaza real, no sólo para Trump, sino para todo el status quo político en Estados Unidos.

Causas subyacentes

Esta rebelión llega en una era de creciente desigualdad, y justo tras la derrota de la campaña de Bernie Sanders. Y la crisis del COVID-19 todavía continúa. En dos meses de pandemia, han muerto más personas en EEUU que las que murieron durante toda la Guerra de Vietnam, y las muertes no se distribuyen de manera uniforme. Ha dejado diezmados a los neoyorquinos de clase trabajadora negra y latina. La tasa de muertes de personas negras ha sido el doble del de la población general; los vecindarios de clase trabajadora han sido los más afectados; y a la fuerza laboral, en su mayoría indocumentada, de la que depende la ciudad se la dejó que se las arreglara por sí misma siendo servicios “esenciales”. Viviendo en apartamentos superpoblados, sin cobertura de salud y bajo la amenaza del arresto y la deportación por parte del ICE (Agencia de control de immigración), muchos inmigrantes no buscaron ayuda médica. Tampoco cumplían los requisitos para acceder al cobro de la «ayuda» de 1.200 dólares.

Compare esto con lo vacías que están las áreas ricas y mayormente blancas de Nueva York, ya que los ricos huyeron a sus elegantes residencias en los Hamptons y sus casas de campo. De hecho, mientras conducían sus SUV a sus segundas residencias, causaron una crisis de suministro en las comunidades de clase trabajadora en Long Island porque usaron su riqueza para acumular elementos esenciales, dejando a la comunidad local vulnerable. Esta desigualdad, expuesta por la pandemia, es en parte lo que alimenta la rebelión en las calles.

El COVID-19 expone todos los fracasos del capitalismo estadounidense. Ha resaltado la brecha entre los ricos y los pobres, el racismo institucional y la falta de cobertura de salud para 27 millones de trabajadores. Ha revelado la insuficiencia del sistema de salud existente que todavía puede hacer que los trabajadores desempleados y las familias de la clase trabajadora se endeuden. Como el desempleo ha alcanzado el 20% y los desempleados ascienden a 38 millones, millones que han perdido su cobertura de atención médica. Las pruebas del COVID-19, por limitadas que fueran, eran gratuitas, pero si alguien tuviera que ser hospitalizado, tendría que pagar la factura o recibir un copago abrumador en un momento de desempleo masivo. Al mismo tiempo, el gobierno otorgó rescates masivos a las corporaciones con el paquete de estímulo. Los ricos saquearon dinero público y arrojaron algunas migajas para el resto de nosotros.

Esta rebelión está enojada y sostenida de una manera que otras protestas de brutalidad policial en los últimos años no lo han estado. Esto se debe a que es más profundo que George Floyd. Se trata del racismo estructural en la sociedad estadounidense, que se muestra claramente a través de la pandemia, y la incapacidad política bipartidista de cualquiera de los partidos principales para enfrentarse a la crisis. Millones de personas miraban la campaña de Sanders con optimismo y esperanzas de encontrar soluciones a estos problemas antes de que la pandemia llegara a Estados Unidos.

Tanto la gestión de la clase dominante de la pandemia como la reacción a la rebelión están planteando preguntas importantes sobre los demócratas.

En Nueva York, el gobernador Cuomo fue visto como un héroe en comparación con el circo de Trump durante los peores días de la pandemia. Pero Cuomo no es nuestro amigo. Durante la carrera política de Cuomo, encabezó los recortes a la atención médica. Mencionó que al comienzo de la pandemia en marzo faltaban 20.000 camas de hospital, pero no dijo que esa sea la cantidad de camas que se recortaron en los últimos 20 años en Nueva York. Y Cuomo es responsable de muchos de estos recoetes. Mientras la pandemia estaba matando a miles de personas en el estado de Nueva York, Cuomo continuó implementando recortes de Medicaid. Las personas que más necesitan Medicaid son los más pobres y los trabajadores con mala salud. Precisamente, aquellos que fueron los más afectados por el COVID-19, la clase trabajadora pobre de la ciudad y los negros y latinos con problemas de salud preexistentes, confían en Medicaid para la atención vital. Esta barbarie, incluso en el apogeo de la crisis del COVID-19, muestra la lógica retorcida del capitalismo y no se ha perdido en la mente de millones de personas en todo el país. Durante la pandemia, las inquietudes y necesidades diarias de las personas han sido ignoradas ya que los ricos sacan fondos públicos.

Movimiento unido

La inacción y la insensibilidad del gobierno se han comparado con los primeros días de la epidemia de SIDA, ya que la administración Reagan se quedó mirando a las personas morir sin mover un dedo. Esto fue hasta que Act Up apareció en escena y durante años de manifestaciones muy militantes y de confrontación no sólo obligaron al gobierno a tomar medidas, sino que también cambiaron la opinión pública.

Las declaraciones de Trump (quizás ineptamente extremas) también son parte de una estrategia para dividir al movimiento en las calles. Las declaraciones de alcaldes, gobernadores y jefes de policía, en ambos lados de la política, sobre “agitadores externos” es un intento de contraponer manifestantes pacíficos y “albototadores”. El énfasis de los medios en el saqueo es una forma de hacer que las personas tengan miedo de participar, deslegitimar la rebelión y hacer que la gente se ponga del lado de la represión policial. Pero fue la rebelión lo que obligó al rápido despido de los policías implicados y al arresto de Derek Chauvin en Minneapolis, aunque eso no sea suficiente para obtener justicia.

Tras los gritos de Eric Garner de “No puedo respirar” y la muerte por estrangulamiento, se necesitaron cinco años de protestas para que su asesino fuera despedido de la policía de Nueva York, y nunca fue procesado. La policía en todo el país ahora tiene miedo de la oposición y el desafío masivos, reaccionando tanto con falsa simpatía (arrodillándose y haciendo declaraciones de solidaridad y a favor del derecho a protestar) como con represalias violentas, a veces de la misma policía. Necesitamos que el movimiento esté unido si queremos seguir ganando. La clase dominante está aterrorizada con lo que sucede. Las amenazas de Trump contra el movimiento son peligrosas. Pero con tantos que ya han entrado en las calles del país llorando “Black Lives Matter”, sus intentos de represión y división podrían estallar en su cara. Las organizaciones de derechos de los veteranos y de l0s soldados ya están recibiendo consultas de soldados y de miembros de la Guardia Nacional que quieren negarse a ser enviados a las ciudades de EE UU para oponerse y reprimir estas manifestaciones. En el futuro, necesitamos solidaridad continua y organización de la oposición.

Represión gubernamental

La mayoría de los comentaristas dicen que la declaración de Trump que designa a Antifa como a una organización terrorista no tiene legitimación legal. Hay repercusiones legales extremas por ser miembro de una “organización terrorista extranjera” designada o apoyarla, lo que implica la pérdida de muchas libertades civiles, pero no existe una posición legal para una nacional. La Ley Patriota de Estados Unidos amplió los poderes legales del estado para investigar el terrorismo, incluido el “terrorismo interno”, y facilitó la incautación de activos relacionados, pero no creó un nuevo delito de “terrorismo interno”. Además del problema de una definición legal de “Antifa”, no existe una lista oficial de organizaciones terroristas nacionales.

Pero los tecnicismos legales no son el punto principal. La declaración del fiscal general William Barr el mismo día que Trump hizo su discurso sobre terrorismo interno, decía: “La violencia instigada y llevada a cabo por Antifa y otros grupos similares en relación con los disturbios es el terrorismo interno y será tratada en consecuencia”. Esto, combinado con la declaración de Trump de que “la violencia y el vandalismo están siendo liderados por antifa y otros grupos radicales de izquierda” sugiere, a más allá de la legalidad o no, un aumento de los ataques contra grupos e individuos de izquierda por parte del FBI y otras armas represivas del Estado.

El duro discurso de Trump de la Ley y el Orden de ayer es que la historia se repite. Y la última vez que vimos disturbios y enfrentamientos en cualquier lugar a esta escala fue a finales de la década de 1960, cuando Nixon hizo campaña bajo una política similar de Ley y Orden. Nixon también declaró la guerra a la izquierda y el Partido de los Panteras Negras pagó un alto precio cuando el FBI declaró la guerra a sus militantes.

Durante última semana, hemos visto un levantamiento popular que no muestra signos de detenerse. En medio de la pandemia y sus consecuencias, las manifestaciones son muy inspiradoras. Un movimiento multirracial y unido está tomando las calles en cientos de ciudades. Hay varias protestas más planeadas en la ciudad de Nueva York hoy. Los toques de queda serán desafiados y se producirán enfrentamientos, como ayer, y esto se reflejará en todo el país.

Solidaridad obrera

Han habido intervenciones muy importantes por parte de los trabajadores en esta rebelión, como los conductores de autobuses que se niegaban a colaborar con la policía para transportar a los manifestantes arrestados, como vimos en Minneapolis y Nueva York. La junta escolar de Minneapolis terminó su relación con la policía y finalmente los sacó de las escuelas. También hemos visto declaraciones alentadoras por parte del National Nurses United (Sindicato de enfermeras) y varios sindicatos de educación, incluyendo PCS en la Universidad de la Ciudad de Nueva York que se encuentran con aquellos “levantándose y exigiendo valientemente que el terror racial … debe terminar”. Sindicatos como United Steel Workers , USW, IATSE , AFA-CWA , UNITE HERE , UFCW-Latinos y otros también se solidarizan con las vidas negras.

Si la participación sindical continúa creciendo, ayudará a garantizar la longevidad de este movimiento al elevar las demandas para desvalorizar a la policía racista, abolir ICE y crear empleos para todos aquellos recientemente desempleados. También podrían ejercer su fuerza desafiando las amenazas de Trump, la amenaza de la extrema derecha, y enfrentándose a la barbarie y la avaricia de la clase capitalista estadounidense. Los socialistas y otros de la izquierda deberían participar en este tremendo movimiento, luchar contra el racismo y avanzar más hacia una sociedad donde el racismo y la fuerza policial represiva se aplastan de una vez por todas.


Iannis Delatolas es miembro de Marx21.US, nuestra organización hermana en EEUU. Este artículo apareció en inglés en su página web.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s