Rusia 1917 – cómo una revolución venció una pandemia

Charlie Kimber

Los gobiernos no están protegiendo a las personas del coronavirus y nos venden la idea de que no hay otra forma de actuar ante una crisis sociosanitaria de tal magnitud.

Pero hay mejores formas de abordar las pandemias en Rusia tras la revolución de 1917, el tifus representaba una gran amenaza, pero las medidas revolucionarias dirigidas por la gente común detuvieron su propagación.

¿Cómo debería afrontar una pandemia una sociedad que ha tenido una revolución? La respuesta la podemos encontrar en la Rusia de 1917. La clase trabajadora, encabezada por el partido bolchevique, tomó allí el poder en octubre.

Inmediatamente, tuvieron que lidiar con oleadas de enfermedades que arrasaron grandes zonas de Europa.

Durante los siguientes cuatro años, el cólera, la viruela y la “gripe española” tuvieron efectos devastadores. Pero la mayor amenaza fue el tifus. En una época anterior a los antibióticos, el tifus era mortal en un tercio de los infectados.

El tifus es una enfermedad muy contagiosa, debida a una bacteria del género rickettsia, que se transmite al hombre mediante piojos y pulgas y prospera en condiciones de suciedad, hacinamiento y falta de saneamiento.

La Primera Guerra Mundial proporcionó un caldo de cultivo perfecto. Los piojos infectaron los uniformes de los soldados, viajando con ellos a medida que avanzaban o se retiraban.

piojos-rusia-1

Luego se extendieron a las poblaciones de ciudades y áreas rurales devastadas y campos de prisioneros de guerra. En toda la Europa Oriental, millones de personas se infectaron.

Tras la revolución en Rusia, los ejércitos “blancos”, contrarrevolucionarios, estaban decididos a aplastar a la nueva sociedad de trabajadores. Se aliaron con las fuerzas invasoras de 14 países para comenzar una guerra civil.

Un gran número de personas hambrientas huyeron para escapar de la guerra, llegando a ciudades que ya estaban densamente pobladas y donde se habían eliminado las viviendas dignas. Los piojos prosperaron.

En 1919 Vladimir Lenin dijo en una reunión de trabajadores de la salud: “Toda la atención a este problema, camaradas. O los piojos conquistarán el socialismo, o el socialismo conquistará a los piojos “. Esto no fue fácil. Rusia había sido un país económicamente atrasado en 1914, y la guerra y la guerra civil habían eliminado la mayor parte de la industria moderna.

La sociedad rusa, dirigida por consejos democráticos de trabajadores llamados soviets, se enfrentó el desafío de cara. Bajo el control de los trabajadores, los servicios de salud habían sido nacionalizados y centralizados, y ahora eran gratuitos.

Esto fue crucial en el desarrollo de un plan para sobrevivir al tifus. La primera tarea fue aumentar la provisión de salud de forma masiva.

El periodista Jakob Friis viajó a Rusia en medio de la pandemia y entrevistó al Dr. Pervukhin de la organización responsable de los medicamentos.

piojos-rusia-4

Condiciones sanitarias

Él le dijo: “Como consecuencia de la nacionalización de las farmacias, nuestros escasos suministros de medicamentos se distribuyen equitativamente. A pesar de todas las dificultades externas, las condiciones sanitarias han mejorado durante el año pasado. Se han erigido nuevas fábricas de medicamentos y se han confiscado grandes existencias a los especuladores. Hubiera sido imposible para cualquier gobierno capitalista proteger tan bien la salud popular. Superamos la gripe española mejor que el mundo occidental. Estamos en condiciones de combatir las epidemias con mucha más fuerza que en los viejos tiempos”.

Friis era miembro del Partido Laborista noruego, que después de 1917 se había unido a la Internacional Comunista, la organización internacional de partidos revolucionarios. Se podría haber esperado que él, y su entrevistado bolchevique, dieran una visión optimista.

Pero gran parte de su testimonio se confirmó en un artículo escrito por un profesor estadounidense en 1993. K. David Paterson escribió: “Se hicieron grandes esfuerzos para educar a la gente. Los vagones de ferrocarril, con exposiciones sobre temas sanitarios, recorrieron las áreas bajo control soviético. Para noviembre de 1919, los equipos de desinfección estaban tratando a varios miles de pasajeros diariamente en las estaciones de trenes de Moscú. Finalmente, el gobierno soviético estableció unas 250.000 camas para pacientes con tifus y erigió unas 300 estaciones de aislamiento y desinfección a lo largo de los ferrocarriles y vías fluviales. Cientos de destacamentos de baño y desinfección fueron creados en el ejército para desalojar a las tropas”.

Se crearon laboratorios para investigar y generalizar las medidas efectivas.

piojos-rusia-3

Paterson continuó: “Se exterminaron masas de piojos. Una capa de dos pulgadas de piojos muertos cubría el piso de una sala de desinfección del Ejército Rojo. La limpieza, el aislamiento y la educación sin duda contribuyeron a la reducción final de la epidemia”.

Además de la expansión de las instalaciones de salud, los bolcheviques se aplicaron para mejorar otras áreas de la vida de la clase trabajadora, como la vivienda y las escuelas. Esto se tomó su tiempo.

En 1919, el periódico de los soviets escribió: “Muchos miles de trabajadores aún viven en bodegas y áticos. El Ángel de la Muerte todavía camina por los suburbios de las ciudades y señala las viviendas de los trabajadores con su mano terrible”.

Se ha de destacar que las medidas contra el tifus no sólo se impusieron desde arriba. Dependían y fueron implementadas por una red de organizaciones de trabajadores.

Inspeccionar

Los comités de trabajadores para combatir las epidemias se crearon en las ciudades y pueblos más grandes desde 1918. Su tarea consistía en inspeccionar los alojamientos y las instituciones públicas, enseñar a la gente sobre la limpieza, distribuir jabón y luchar contra el piojo. El partido, los sindicatos, las organizaciones de mujeres y los grupos juveniles se unieron en la lucha contra la enfermedad.

Los representantes de estos Comités —los trabajadores y los campesinos mismos— fueron los encargados de comunicar la información científica a la población.

Esta participación de la clase trabajadora fue fundamental para derrotar la enfermedad.

piojos-rusia-2

En 1920, Nikolai Semashko, el principal funcionario de salud, escribió: “Podemos decir sin exagerar que las epidemias de tifus y cólera fueron detenidas principalmente por la asistencia de los comités de trabajadores y campesinos”.

“El Comisariado Popular de Salud sólo puede superar las numerosas dificultades existentes en este país empobrecido y devastado asegurándose el apoyo y la asistencia de la población”.

Alguna ayuda de los países occidentales llegó a Rusia, pero sólo para los enemigos de los bolcheviques. La Cruz Roja Americana (ARC) hizo grandes esfuerzos para apoyar a los ejércitos blancos.

Julia F. Irwin, una historiadora especializada en el “humanitarismo” de Estados Unidos, escribió: “Aunque los trabajadores del ARC lo negaron, sus esfuerzos de ayuda, dirigidos a soldados y civiles antibolcheviques, fueron en verdad profundamente políticos en diseño y ejecución. A principios del siglo XX, tal como lo es hoy, la ayuda exterior estadounidense representó un pilar central de las relaciones exteriores estadounidenses”.

La cifra de muertos rusos por tifus entre 1918 y 1922 fue probablemente de más de dos millones. Entre los muertos estaba el padre del líder revolucionario del Ejército Rojo, León Trotsky. Pero el estado obrero rechazó el número de muertos. Paterson escribió: “Bajo la persistente acción de las autoridades sanitarias, el tifus disminuyó notablemente tras 1922”.

Sin embargo, las infecciones de tifus regresaron cuando la contrarrevolución burocrática dirigida por Joseph Stalin estranguló el poder de los trabajadores.

Campos de internamiento

La explotación intensificada de trabajadores y campesinos, combinada con la aniquilación de cada elemento de la democracia de los trabajadores, vio crecer el tifus, particularmente en los campos de prisioneros.

Según los informes, el tifus mató a decenas de miles de presos en un solo campo en el distrito de Kolyma en 1938. Como con cualquier otra área de la vida, el estalinismo anuló la esencia de la revolución.

Nada de eso debería quitarle valor a lo que se logró en los primeros años tras 1917. Unos días antes de su muerte, por tifus, en 1920, John Reed, el periodista revolucionario, escribió un artículo que resumía la situación.

Dijo que el poder de los trabajadores “no significa que todo esté bien en la Rusia soviética, que la gente no tenga hambre, que no haya miseria, enfermedad y lucha desesperada e interminable. El invierno fue horrible más allá de lo imaginable. El tifus y la gripe se propagaron entre los trabajadores. La constitución física de la gente, socavada por el hambre durante más de dos años, no pudo resistir. La política consciente aliada de bloquear a Rusia impidiendo la llegada de medicinas mató a miles de personas”.

“Sin embargo, el Comisariado del Pueblo de Salud Pública construyó un servicio sanitario colosal, una red de secciones médicas bajo el control de los soviets locales por toda Rusia, en lugares donde nunca antes había habido médicos. Cada municipio se jacta de tener al menos un nuevo hospital, a menudo más de dos o tres”.

“Cientos de miles de vistosos carteles se colocaron por todas partes, diciéndoles a las personas a través de imágenes cómo evitar enfermedades, instándolos a limpiar sus casas y a la higiene personal. En cada pueblo y ciudad hay hospitales de maternidad gratuitos para las mujeres trabajadoras”.

En medio de la guerra y la hambruna, los bolcheviques llevaron a cabo una política más científica, efectiva y democrática para combatir las epidemias que la que llevaron los países más ricos un siglo después.

Por eso, en lugar de una sociedad capitalista de pobreza y pandemias, luchamos por el socialismo.


Este artículo apareció en inglés en nuestra publicación hermana en Gran Bretaña, Socialist Worker.

La foto de cabecera muestra el tren de agitación bolchevique que difundió información de salud pública en toda Rusia.

Un comentario en “Rusia 1917 – cómo una revolución venció una pandemia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s