Veinte años de la gran revuelta anticapitalista de Seattle

Charlie Kimber

Hace veinte años, las manifestaciones, las ocupaciones callejeras y los disturbios en una reunión de la Organización Mundial del Comercio (OMC) señalaron el nacimiento de una nueva oposición a las personas en la cima del sistema político y económico.

Las protestas, en Seattle (EE.UU), mostraron la amarga ira contra la élite que gobernaba el mundo y popularizaron la denominación “anticapitalismo”.

The Economist, la revista de la aristocracia financiera (como la definía Marx) escribió diez meses después: “Los manifestantes tienen razón al decir que la cuestión política y económica más urgente de nuestro tiempo es la pobreza del Tercer Mundo.”

“También tienen razón al decir que la ola de globalización, por muy poderosa que sea, puede revertirse. Es el hecho de que estas dos cosas son ciertas lo que hace que los manifestantes, y fundamentalmente la corriente de opinión que simpatiza con ellos, sean tan terriblemente peligrosos”.

Los activistas habían preparado las protestas con meses de anticipación. La OMC fue elegida como un símbolo de todo lo que estaba mal con la globalización económica llevada a cabo en beneficio de las ganancias.

Las políticas comerciales de la OMC fomentaron la destrucción del medio ambiente. Sus principales miembros forzaron deudas ruinosas en los países más pobres y abrió todo al control de las multinacionales.

Seattle fue el enfrentamiento con aquellos que actuaron como los maestros del universo capitalista.

Días antes de que comenzaran las principales protestas, más de 2.500 personas asistieron a un foro sobre “Globalización, la OMC y las alternativas”. A las 6.30 de la mañana había 150 personas haciendo cola para adquirir entradas devueltas y personas dedicadas a la reventa.

Ya dentro, la gente escuchó atentamente a 40 oradores durante un período de diez horas sin descanso. El aplauso más fuerte fue para quienes hablaron sobre el capitalismo y pidieron un rechazo total de las prioridades de la OMC.

Comienzan las acciones

El día antes de que comenzara la cumbre de la OMC, miles de activistas recorrieron las calles protestando por la destrucción del medio ambiente.

Algunos de ellos vestidos como tortugas marinas, una especie que estaba protegida por una ley que la OMC amenazó con abolir. A primeras horas de la tarde, 5.000 personas formaron una “cadena humana para poner fin a la deuda del Tercer Mundo” y marcharon para rodear el lugar donde se celebraba la gala inaugural de la OMC. Bajo una intensa lluvia, corearon: “Estamos todos mojados, cancelen la deuda” (“We’re all wet, cancel the debt”).

A la mañana siguiente, muy temprano, cuando se suponía que debía comenzar la conferencia, miles de personas ocuparon las intersecciones clave alrededor del centro de convenciones. Con los brazos unidos o enganchados entre sí y con ayuda del mobiliario urbano, bloquearon todas las entradas.

La élite dorada de la OMC salió de sus hoteles para encontrarse bloqueada. La sesión de la mañana fue cancelada. El número de manifestantes creció a medida que llegaba una marcha desde las zonas más pobres de la ciudad para reforzar los bloqueos.

Los estudiantes que habían salido de las escuelas y universidades se unieron a las acciones Enfurecida, la policía atacó a los manifestantes con gases lacrimógenos y balas de goma. Pero los bloqueos se mantuvieron.

Justo cuando los ataques se intensificaron, alrededor de 25,000 sindicalistas marcharon desde una manifestación que se había celebrado en las afueras de la ciudad. El plan de los líderes sindicales era mantenerse separados de los radicales en las calles, pero primero unas pocas personas y luego miles se apresuraron a unirse a ellos.

Este fue el momento en que los famosos “Teamsters and turtles” (sindicalistas y ecologistas) se unieron. La policía volvió al ataque con nueva determinación, disparando granadas de percusión y arrestando a decenas de personas. Pero los manifestantes habían ganado. La reunión de la OMC no pudo celebrarse con normalidad.

Al día siguiente, cientos de tropas de la Guardia Nacional se desplegaron junto con más policías para crear una “zona libre de protestas” en la ciudad. Cuando los sindicalistas y otros marcharon fueron atacados, detenidos y cientos llevados a la cárcel en autobuses.

Victoria

Pero las protestas continuaron a un nivel inferior durante dos días más, haciendo hincapié en cómo las autoridades habían perdido el control. Fue una gran victoria, dando renovadas fuerzas a aquellos que habían perdido la esperanza de que el gigante neoliberal pudiera ser detenido.

Seattle cambió a los que participaron. Amber Pattison, que viajó 1,000 millas para ir a Seattle, dijo: “Vine aquí para protestar por el asesinato de tortugas. Me voy a casa decidida a poner todo el mundo patas arriba”.

El editor de Socialist Worker, Chris Harman, escribió después: “A veces, el simbolismo de los eventos les da una importancia desproporcionada a la cantidad de personas directamente involucradas en ellos. Las manifestaciones en sí mismas no fueron particularmente grandes.”

“Pero señalaron algo de enorme importancia. Casi exactamente diez años antes, la caída del Muro de Berlín se había presentado como el fin del socialismo, dejando al capitalismo en un control aparentemente indiscutible para el resto de la existencia de la humanidad. Seattle fue la erupción de un nuevo desafío”.

Y las protestas representaron un proceso de generalización política. Era el sistema el que ahora estaba siendo atacado, no solo una injusticia específica.

Después de Seattle hubo movilizaciones repetidas dirigidas a varias reuniones neoliberales. Estas alcanzaron un punto culminante en la cumbre del G8 en Génova, Italia, en julio de 2001. Más de 300,000 personas se manifestaron después de que la policía antidisturbios asesinara a un joven manifestante, Carlo Giuliani.

El Foro Social Mundial anual, que comenzó en Porto Alegre, Brasil, en enero de 2001, se convirtió en un foco para organizar, debatir y teorizar.

Los movimientos crecen y, a su vez, inspiran nuevas formas de expresar el descontento.

Ecologistas y sindicalistas

El anarquista Chris Dixon, uno de los organizadores de Seattle, escribió recientemente sobre cómo los trabajadores del acero y el grupo ambientalista Earth First! vinieron juntos. “Los trabajadores del acero estuvieron involucrados en una pelea prolongada con su empleador, Kaiser Aluminium, que los había bloqueado a principios de 1999.”

“Kaiser era propiedad de Maxxam y estaba dirigida por el infame CEO Charles Hurwitz, quien también era dueño de Pacific Lumber, la empresa que cortaba bosques de secuoyas en el norte de California.

Earth First había estado involucrado en campañas de acción directa para proteger esos bosques desde la década de 1980. Al identificar a su enemigo común, los trabajadores siderúrgicos encerrados y los defensores de los bosques comenzaron a colaborar en las protestas y pasar tiempo juntos en piquetes y subidos en los árboles”.

La revuelta de Seattle tenía raíces profundas. El colapso de los regímenes de Rusia y Europa del Este a fines de la década de 1980 fue seguido por la implacable imposición de la terapia de choque social y económico neoliberal en grandes partes del mundo.

Los hitos importantes fueron el levantamiento zapatista en Chiapas, México, a principios de 1994, las huelgas del sector público francés de 1995 y el movimiento de masas de 1998 en Indonesia que derribó al dictador Suharto, que había gobernado durante 31 años.

Desafíos

Los nuevos movimientos crecen y, a su vez, inspiran nuevas formas de expresar el descontento.

Grandes audiencias de activistas leyeron y debatieron libros como el No Logo de Naomi Klein, de 29 años, escrito antes y publicado justo después de las protestas de Seattle. Fue traducido a más de 30 idiomas, con más de un millón de copias impresas en todo el mundo.

El surgimiento del anticapitalismo después de Seattle planteó desafíos para la izquierda. El primer paso necesario fue ver la protesta como inmensamente positiva.

No todos los de la izquierda lograron esto. Algunos condenaron la “violencia” de los manifestantes. Otros vieron erróneamente las protestas como principalmente nacionalistas.

Otros se horrorizaron por un nuevo lenguaje: grupos de afinidad, “arrestables” y “no arrestables” y mucho más, y reuniones donde la gente se comunicaba con señales manuales.

El enfoque más ineficaz fue tratar de exprimir toda la nueva energía en los canales existentes.

La mejor respuesta fue reconocer que teníamos mucho que aprender. No podíamos separarnos dando conferencias a la gente y diciéndoles que simplemente tenían que enganchar su energía a nuestros preciados proyectos.

Era necesario enfatizar el 80 por ciento en el que todos estábamos de acuerdo, no el 20 por ciento en el que no estábamos de acuerdo.

Pero los socialistas revolucionarios también tenían y tienen algo que aportar. Sobre todo, podríamos insistir en que el cambio sólo es posible sobre la base de una revolución obrera.

No podíamos aceptar, como lo expresó el revolucionario francés Daniel Bensaid, “utopías basadas en la regulación de los mercados libres, utopías keynesianas y, sobre todo, las utopías neo-libertarias, en las que el mundo puede cambiar sin tomar el poder”.

Los y las activistas revolucionarias podían plantear cuestiones clave acerca del papel de la clase trabajadora.

Los ataques del 11 de septiembre y la ofensiva imperialista de la “guerra contra el terror” marcaron el final de la fase desencadenada por Seattle.

Muchos de los involucrados, especialmente en Gran Bretaña, se convirtieron en parte del movimiento contra la guerra. Eso sucedió menos en Estados Unidos.

Pero la experiencia es crucial ya que hoy retomamos el eslogan de Seattle: “Otro mundo es posible, otro mundo es necesario”


Este artículo apareció en la publicación hermana de Marx21, Socialist Worker (GB). El autor estuvo presente en las protestas como corresponsal de este periódico.

 

Un comentario en “Veinte años de la gran revuelta anticapitalista de Seattle”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s