Espectacular avance de la ultraderecha en Holanda

El partido de ultraderecha Foro para la Democracia (FvD), ha resultado vencedor en las elecciones provinciales de Holanda, convirtiéndose en el primer partido del Senado. Es la primera vez desde las reformas políticas de 1917 que un partido recién llegado como el FvD (fundado en 2016) tiene mayor representación que las tres tendencias establecidas (confesional, liberal y socialdemócrata).

La coalición de Gobierno —formada por los liberales VVD, Llamada Democristiana (CDA), Demócratas 66 y Unión Cristiana— pierde la mayoría en el Senado, que tiene la última palabra para la aprobación de las leyes.

Las importancias de unas elecciones provinciales como éstas derivan de la peculiaridad del sistema electoral holandés. El Senado será elegido en mayo por los 570 miembros de los 12 consejos provinciales que fueron elegidos este miércoles. Lo que se conoce como Países Bajos del Sur, que incluye La Haya y Rotterdam, se han convertido en una especie de bastión de la extrema derecha, con FvD como primer partido.

Ewout van den Berg analiza los resultados.

Las alarmas se dispararon durante el discurso del líder de FvD Thierry Baudet después de conocerse los resultados. Se atrevió a hablar de una “Europa boreal”, una referencia a las raíces arias del continente propagadas por los nazis. Alabó la labor de la policía y de los pequeños empresarios para finalmente, con referencias implícitas a Hegel y Heidegger, enmarcar su victoria electoral como parte del renacimiento cultural y racial de los holandeses.

Pero la victoria del Foro para la Democracia, no ha caído del cielo. Es el resultado de casi dos décadas de normalización gradual del racismo y la islamofobia en la sociedad holandesa. Los medios y la clase política se han ido doblegando al discurso xenófobo de la extrema derecha en lugar de plantarle cara. Baudet continúa donde Wilders lo dejó y construye un partido mucho más sólido. ¿Cómo podemos entender mejor este resultado? ¿Cómo puede reconstruirse la izquierda?

Resultado

Con un 56 por ciento, la participación en las elecciones provinciales fue menor que en las elecciones de la Cámara Baja, pero significativamente más alta que en las anteriores elecciones provinciales. En ese momento, menos de la mitad de la población con derecho a votar votó 47.8 por ciento. Esta vez más gente sintió que algo estaba en juego.

El aspecto más importante en el resultado es el fortalecimiento de los dos partidos de extrema derecha: FvD y PVV. Nunca antes una parte tan grande de la población votó por la extrema derecha, alrededor del 22 por ciento. Más de uno de cada cinco votantes votaron por un partido de extrema derecha. Este movimiento derechizador tiene lugar en gran parte dentro del propio bloque de la derecha. El crecimiento de FvD se realizó principalmente a expensas de PVV, VVD y CDA.

El gabinete perdió su mayoría en el Senado. Esto se veía venir debido a la impopularidad que ya era manifiesta antes de las elecciones. La izquierda no ha podido beneficiarse de la impopularidad de este gabinete. Las acciones masivas y las huelgas en el período previo a las elecciones parecen haber tenido poco efecto: dejaron claro que existe una base para una izquierda militante y fundamental, pero los partidos de izquierda establecidos no cumplen con esa definición.

La espiral descendente del SP

El mayor perdedor en estas elecciones es el Partido Socialista. El SP perdió más de la mitad de sus escaños en la Primera Cámara. Su líder, Lilian Marijnissen intentó explicar la derrota al afirmar que el SP siempre sufre cuando hay una baja participación y la fragmentación del panorama político y que las elecciones tampoco estaban centradas en los temas de los que al SP le gusta hablar. Esa es otra manera de decir que el SP no quería dar una respuesta socialista sobre los temas que centraron la campaña: el clima, el feminismo, el antirracismo y la lucha contra la extrema derecha. Que el SP sufrió esta considerable derrota, mientras que la participación en estas elecciones al Consejo Provincial fue la más alta en treinta años, pone de manifiesto que la causa de la pérdida de votos debe buscarse en la propia debilidad del partido.

La dirección del SP continuó su línea desastrosa de los últimos años. Por un lado, con un enfoque en la economía social y por otro lado moviéndose con la extrema derecha en el campo de la migración. En ambos niveles esto ha resultado ser un fracaso. Gran parte de su campaña consistió en un intento forzado de crear un culto a la personalidad en torno a Marijnissen en lugar de llevar a cabo una campaña militante y de activación para demandas concretas en las áreas de cuidado, clima y trabajo. En lugar de armar a los sus militantes de la periferia con argumentos contra la política de chivos expiatorios contra los refugiados, los trabajadores migrantes y los musulmanes, se habló de forma genérica y superficial de los racistas. Esto ha desarmado a los miembros del SP, mientras que algunos de los votantes del SP fueron a la extrema derecha. Los nuevos votos para FvD vienen en primer lugar de PVV y VVD, pero el 6 por ciento provino del SP.

Durante el último consejo del partido, el 41 por ciento de los presentes votó en contra de la nueva posición del partido para apoyar el internamiento de refugiados en campos de prisioneros en las fronteras de Fort Europa. Hubiese sido importante que estos críticos en el partido formulasen una crítica de los derroteros del SP en su totalidad. Pero, de hecho, no hay signos de autocrítica dentro de la fracción de la Cámara Baja.

El crecimiento de Groenlinks

El único aspecto positivo en una noche triste fueron los resultados de GroenLinks. El partido continuó su crecimiento de los últimos años. Con un perfil sobre el clima y la solidaridad con los refugiados, el partido se convirtió en el mayor partido de la izquierda, pero el cuarto partido en total. La elección de hace dos años de no apoyar a la coalición de gobierno, “Rutte 3”, ha funcionado bien electoralmente.

Pero las felicitaciones de su líder Jesse. F. Klaver a los racistas de FvD y el silencio de su audiencia hablan de lo que será su “oposición”. Durante el debate electoral el martes por la noche, Klaver ya declaró que estaba “ansioso” por implementar un acuerdo climático con Rutte 3. Es de esperar que, en el próximo período, GroenLinks no acabe siendo co-responsable de la política climática que impone la carga a la gente trabajadora, subsidia a las empresas y, además, se centra en cambiar los patrones de consumo individuales mediante la imposición de impuestos adicionales.

Al partido le fue bien en varias grandes ciudades. En Ámsterdam, el partido ganó un cuarto de los votos y en Utrecht fue el partido más votado. Pero esta posición electoral relativamente fuerte de la izquierda no es una razón para la complacencia. El surgimiento del Foro para la Democracia subraya que la izquierda necesita un rumbo diferente: debemos formular una alternativa de izquierda esencial al neoliberalismo cínico de los partidos gubernamentales y no tenemos tiempo que perder para construir un movimiento antifascista.

Cambio de guardia en la extrema derecha

Un reportero preguntó al ultraderechista Wilders después de su derrota en la elección, de 9 a 6 escaños, si el partido no había tenido problemas con FvD, un partido a que se presenta como una “alternativa moderada” para el PVV. Es importante tener en cuenta que FvD va más allá de Wilders. Mientras que Wilders es el único miembro de su partido, Baudet está construyendo un partido como el FPÖ en Austria. Y en lugar de un racismo plano, Baudet tiene una ideología neofascista mucho más amplia.

Los partidarios de Baudet son generalmente más educados, más poderosos que el promedio y más jóvenes que los de Wilders. Según el periodista Jesse de Voogd, la base de clase del FvD “vienen de municipios y barrios de emprendedores”. Es precisamente esta capa la que tradicionalmente es sensible al fascismo.

El papel de los medios de comunicación ha demostrado ser fundamental para el ascenso de Baudet. Baudet no solo tiene un apoyo mediático por parte de medios neofascistas como The Post Online y GeenStijl, y “periodistas” como el predicador del odio Wierd Duk que ayuda a difundir la propaganda de su partido. Los medios del establishment también desempeñaron un papel importante en facilitar al FvD ocultar su naturaleza neofascista y, además, hacer un buen informe de cada truco mediático que Baudet hace. Un ejemplo doloroso de esto fue cómo los medios de comunicación hicieron el juego a Baudet casi sin excepción, cuando éste aprovechó el intento de asesinato en Utrecht el lunes por la noche para difundir sus mentiras racistas.

Es un error erróneo pensar que la popularidad decreciente de Wilders es un positivo. La proporción total de votos para la extrema derecha aumentó. También crea una competencia que solo desplaza el debate hacia la derecha. Por ejemplo, Wilders ya invitó al fascista británico Robinson a la Cámara de Representantes y organizó una manifestación a principios de 2018 con casi exclusivamente neonazis en Rotterdam. La victoria de FvD también dará más confianza a la extrema derecha en la calle. El ataque a los antirracistas en Maastricht es un ejemplo de esto.

Que hacer

Rutte ha anunciado que buscará cambiar mayorías para lograr sus planes a través del Senado. Dos cuestiones importantes son la privatización gradual del sistema de pensiones y un acuerdo climático ajustado.

El Telegraaf ya ha dicho que Rutte 3 “cede ante la izquierda” al adaptar el acuerdo sobre el clima: Baudet y Wilders no podían desear una mejor publicidad.

En lugar de apoyar al gobierno, la izquierda debería organizar la resistencia desde abajo. Sólo sobre esta base puede la izquierda reconstruirse. Para esto podemos aprovechar las movilizaciones masivas de este mes. En las últimas semanas, cuarenta mil personas han estado caminando bajo la lluvia torrencial durante la marcha por el clima, una huelga nacional contra la privatización de las pensiones bloqueó el transporte público y miles de profesores fueron a la huelga.

FvD ahora tendrá que encontrar personas adecuadas en el corto plazo para ocupar todos esos puestos en los estados provinciales. Quien piense que el partido, por lo tanto, se desmorona por sí mismo, se sentirá decepcionado. FvD no es un LPF. Estamos quince años después. El proyecto de FvD es cualitativamente diferente: tratan de construir conscientemente un partido fascista. El ejemplo de Alternative für Deutschland (AfD) muestra que solo un movimiento masivo en la calle puede aislar este tipo de partidos y poner las contradicciones dentro de estos partidos a la vanguardia.

Es importante que nos ocupemos de las ilusiones sobre la naturaleza moderada de este partido. FvD no cumple con las reglas y busca destruir las organizaciones de la izquierda ideológicamente y electoralmente, pero en última instancia también físicamente. La forma en que Baudet insultó a GroenLinks es típica de esto: Baudet no felicitó a nadie y esperó a pronunciar su discurso hasta que Klaver acababa de comenzar, porque sabía que los medios cambiarían. El diputado de FvD Theo Hiddema usó durante su campaña el eslogan del colegio liberal de izquierdas en Ámsterdam: “una nueva primavera, un nuevo sonido”.

Pero el sonido de FvD está lejos de ser nuevo. Lo conocemos desde los años veinte y treinta. Pudimos ver en Christchurch a qué podrían conducir las ideas sobre la “Europa boreal” y la “dilución homeopática”. Y también sabemos de qué son capaces los partidos que propagan este tipo de ideas cuando llegan al poder. Eso no comienza con la apertura de campos de exterminio, sino con la censura, la restricción de la democracia y el terror estatal contra los migrantes y los activistas de izquierda, como podemos ver en países como Brasil, Hungría, Italia y Austria.

Así que no tenemos tiempo que perder para construir un movimiento antifascista para contrarrestar el avance de la extrema derecha. De esta manera podemos inspirarnos en el movimiento de masas en Alemania. Hace medio año, otros cuartos de millón de personas salieron a las calles de Berlín contra los fascistas de la AfD. El eslogan bajo el cual hicieron esto fue “Somos más”.

El apoyo de casi una cuarta parte del electorado a partidos de extrema derecha en los Países Bajos no tiene precedentes, y el racismo y la islamofobia también han sido adoptados por muchos de los otros partidos. Pero la mayoría no votó por estos partidos sucios, mientras que las protestas masivas del mes pasado muestran que existe una gran necesidad de una izquierda combativa y con principios. Debemos organizar a la mayoría que rechaza al fascismo. Que la manifestación antirracista de mañana (23 de marzo) sea un preludio a eso.


Ewout van den Berg es militante de Internationale Socialisten, grupo hermano de Marx21 en Países Bajos. El artículo se publicó en la web de la organización el 22 de marzo de 2019.

La foto arriba es de la manifestación del 23 de marzo de 2019. Es de la página de Facebook del movimiento antirracista, Comité 21 maart.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s