Rebelión contra el colapso climático

Xoán Vázquez

En todo el mundo se está produciendo una nueva oleada de rebelión para enfrentar la amenaza del devastador cambio climático.

Las advertencias son cada vez más frecuentes acerca de cómo la Tierra se está precipitando hacia una catástrofe climática.

La situación ciertamente es terrible, aunque lo hemos sabido durante los últimos 30 años. Lo que ahora tenemos son modelos más precisos de cuán serias serán las consecuencias del calentamiento global.

Incluso el último informe del conservador IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático), los científicos del clima, de octubre de 2018 pidió “cambios rápidos, de gran alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad” para evitar los peores escenarios de cambio climático”. Y, lo que es más sorprendente, dijo que solo nos quedan 12 años para hacerlo.

Una cosa para recordar es que el IPCC es un organismo creado por las Naciones Unidas. Está compuesto por expertos en cambio climático, pero solo emite informes que son aceptables para los gobiernos que representan. Así que las predicciones del IPCC tienden a ser muy conservadoras. Históricamente, han subestimado constantemente la rapidez con que se calienta el clima y la gravedad de los efectos.

La presidenta de la Campaña contra el Cambio Climático (CCC), Suzanne Jeffery, dijo “Hay un creciente sentido de urgencia acerca de la situación.” “Y el IPCC dijo que es la voluntad política la que falta”.

Buena prueba de ello es que los gobernantes del mundo no salieron de la conferencia climática de la COP 24 en Polonia con una nueva voluntad política para evitar una catástrofe climática. Pero su inacción no ha llevado a la pasividad y la desesperación de la gente común.

Aparecen focos de resistencia en todo el mundo, y se centran en la acción colectiva.

Rise for climate

Con motivo de la conferencia internacional que se iba a celebrar en California por el clima (Global Climate Action Summit), se convocó una movilización internacional llamada “Rise for climate” para el sábado 8 de septiembre de 2018.

Era una movilización descentralizada en la que cada persona o colectivo podía crear su propio evento, manifestación, acción, charla, videofórum, o lo que sea, siempre que estuviese relacionada con cambio climático. El objetivo era alertar de que las reacciones contra el cambio climático son más necesarias que nunca.

Se celebraron 850 manifestaciones en 95 países destacando las celebradas en Paris con más de 50.000 asistentes y San Francisco. La convocatoria, que esperaba poner las bases para un movimiento descentralizado ese 8 de septiembre, ha terminado por convertirse en toda una proclama internacionalista para construir un mundo libre de combustibles y avanzar hacia una transición ecológica rápida y justa. Porque esta es precisamente la piedra angular de su manifiesto: la defensa de la justicia climática.

Rebelión contra la extinción

En Australia, los estudiantes organizaron a lo largo de noviembre de 2018 paros bajo el lema “Huelga escolar por la acción climática”. Una estudiante participante en los paros declaraba: “La educación es importante, pero lo que es aún más importante es asegurarnos de que intentemos hacer algo respecto al cambio climático”. Las huelgas por la acción climática australianas fueron inspiradas por Greta Thunberg, una joven de 16 años que acampó frente al parlamento sueco para llamar la atención sobre el cambio climático.

Greta viajó a Londres para hablar en el lanzamiento del grupo Extinción/ Rebelión creado en octubre por varios activistas de la organización Rising Up.

“Algunas personas dicen que debería estudiar para convertirme en un científico del clima para poder” resolver la crisis climática “, dijo en la protesta del grupo” Declaración de Rebelión “. “Pero la crisis climática ya se ha resuelto.

“Tenemos todos los hechos y soluciones. Todo lo que tenemos que hacer es despertar y cambiar.”

En Gran Bretaña, el movimiento Extinción/Rebelión organiza la acción directa sobre el cambio climático. Ha conseguido crear un ambiente activista entre los ecologistas y aquellas personas preocupadas por temas medioambientales que nunca antes habían estado en una manifestación.

El miembro fundador Roger Hallam comentó: “Necesitamos una rebelión contra el gobierno para obligarlos a actuar. Nuestra opinión es que la forma de hacerlo es a través de la participación masiva y la desobediencia civil.”

Roger dijo que las tácticas del grupo son solo uno de los elementos del movimiento climático más amplio. “No estamos diciendo que somos el ser y el fin de cómo lograr el cambio social”, enfatizó.

Extinción/Rebelión se ha inspirado en luchas anteriores. “El movimiento por la paz, los movimientos por los derechos LGTBI, todas esas formas de acción directa bastante sólidas”, dijo Roger. “Fueron despreciados por muchos dentro de la izquierda y la derecha, y sin embargo lo cierto es que perturbaron el statu quo. Esa es la tradición de la que venimos y veremos qué pasa”.

El 6 de noviembre, hasta 6.000 activistas bloquearon seis puentes del centro de Londres y decenas de personas participaron en tres días de protestas de “enjambre” bloqueando calles y carreteras. Los manifestantes invadieron las principales carreteras y calles de Londres, detuvieron los vehículos durante siete minutos, dejaron pasar el tráfico y luego repitieron el ejercicio.

La mayor acción atrajo a más de 1.000 manifestantes que se reunieron en la Plaza del Parlamento para un servicio conmemorativo por animales extintos y otros daños ambientales. Los miembros de la Extinción /Rebelión trataron de enterrar un ataúd de cartón, pero fueron detenidos por policías.

Más de 50 activistas bloquearon todas las carreteras que rodean la plaza, lo que paralizó a Westminster durante gran parte de la tarde. Unas 14 personas fueron arrestadas y una activista se encadenó a las puertas del palacio de Buckingham.

En Manchester, más de 200 activistas medioambientales encabezados por una pancarta con el lema “Declaren la emergencia climática” tomaron las calles y ocho fueron arrestados por bloquear una vía pública. Los oradores destacaron la inmediatez de la emergencia climática y la necesidad de involucrar a más personas en la “rebelión en el norte”.

Ende Gelande

En Alemania, un foco importante del movimiento es poner fin a la industria del carbón. Ende Gelande es una campaña que toma medidas directas contra los intentos de la compañía minera de carbón RWE de destruir lo que queda del antiguo bosque de Hambach en Alemania occidental.

En octubre acogió la “mayor acción de desobediencia civil contra el carbón”. Unas 6.500 personas participaron en un fin de semana de ocupaciones para bloquear las vías férreas que transportan carbón desde la mina.

Selma Richter, de Ende Gelande, dijo: “Este verano de olas de calor y escasez de agua nos hizo sentir directamente la amenaza del cambio climático. Pero no solo estamos luchando por nuestro propio futuro. También luchamos por los medios de vida de las personas en el Sur Global que están más afectadas por el cambio climático.”

La gente joven toma el relevo

Desde finales de 2018 un enorme movimiento de acción climática liderado por adolescentes está barriendo Europa y ha comenzado a extenderse a EEUU, Australia y Canadá.

El pasado viernes varias ciudades europeas fueron de nuevo escenario de las movilizaciones estudiantiles para reclamar y exigir a los gobernantes acelerar las medidas necesarias para luchar contra el cambio climático y lograr reducir el calentamiento global.

Estudiantes de más de 25 ciudades alemanas, entre ellas, Berlín, Dortmund, Frankfurt, Leipzig o Münich; y de ciudades británicas como Brighton, Cambridge, Glasgow, Manchester, Oxford o Southampton se unieron a las manifestaciones como las semanas precedentes lo habían hecho estudiantes de secundaria en Zürich, Bruselas, La Haya, Ginebra, Antwerpen y otras ciudades suizas y belgas.

En lo que va del año, decenas de miles de estudiantes de secundaria en Bélgica, Alemania, Suiza, Holanda y Suecia han boicoteado las clases y protestado contra el cambio climático.

La inspiración de este movimiento es también la estudiante sueca Greta Thunberg, que dio inicio al movimiento cuando, en agosto de 2018, comenzó a faltar a clase todos los viernes.

Ninguna generación como la suya tiene tanto que perder como consecuencia de los efectos negativos del cambio climático, y en la conferencia COP24 que se celebró recientemente en Katowice (Polonia), Thunberg llamó con contundencia a la acción: “Ustedes dicen amar a sus hijos sobre todas las cosas, pero les están robando el futuro en su propia cara”, manifestó, dirigiéndose a los líderes mundiales durante la cumbre del clima. “No podemos resolver una crisis sin tratarla como una crisis”, agregó.

En las últimas huelgas climáticas masivas, grandes multitudes salieron a las calles. Como los casi 65.000 en Suiza o los casi 30.000 en La Haya el jueves, en la mayor protesta de este tipo en los Países Bajos hasta el momento. Los adolescentes que lideraron la huelga climática a través de la frontera en Bélgica se encontraban en Leuven, la octava ciudad más grande del país, donde concentraron a 12.000 personas en una de las muchas acciones en todo el país.

Una marcha por el clima en la capital belga, Bruselas, atrajo a más de 100.000 personas, y provocó la dimisión del ministro de medio ambiente del país después de afirmar falsamente que los servicios de inteligencia le habían dicho que las protestas eran un plan contra ella.

Las protestas están inyectando una nueva urgencia en el debate sobre el cambio climático y llamando la atención sobre la falta de acción de los gobiernos. También son un signo del nuevo poder político de las mujeres jóvenes, especialmente en Europa.

Jamie Margolin, de 17 años, fundadora del grupo Zero Hour, un grupo que trabaja en la organización en EEUU de la protesta internacional del 15 de marzo, dijo en una entrevista que el activismo climático les ha dado a las mujeres jóvenes como ella la oportunidad de ser escuchada.

“No hay muchos espacios de los que las mujeres puedan estar a cargo, y que lo que tengan que decir sea escuchado”, dijo Margolin. Su grupo está liderado en gran parte por mujeres jóvenes de color, lo que dijo que no debería sorprender, porque las personas que ya son vulnerables serán afectadas de manera desproporcionada por el cambio climático.

Un informe de 2014 de la Organización Mundial de la Salud destacó que las mujeres son más propensas a sufrir daños en los tipos de desastres naturales que son más probables debido al calentamiento global, porque tienen una mayor responsabilidad de acceder al agua, la energía y otros aspectos básicos de la vida doméstica, y con frecuencia se cierran las oportunidades cuando los recursos disminuyen. “Si eres víctima de un sistema de opresión, estás más afectado por la crisis climática”.

¿Estamos a tiempo de detener la catástrofe climática?

Phil Gasper, profesor de filosofía responde a esa pregunta recordando que “el capitalismo ha abierto lo que Karl Marx llamó una ‘fractura metabólica’ entre las sociedades humanas y el resto de la naturaleza, una interrupción entre los sistemas sociales y los sistemas naturales. Los procesos necesarios para sostener a la sociedad capitalista la enfrentan al mundo natural”.

Por eso, según él, lo que necesitamos ahora es “una reactivación de la protesta masiva a escala global con el objetivo inmediato de poner fin a la producción de combustibles fósiles, pero que también comprenda la necesidad de reorganizar completamente la forma en que funciona nuestra economía”.

Como hemos visto hoy hay muchos esfuerzos, mucho más que en el pasado, que están dedicados a la justicia climática. La pregunta es si podemos construir un movimiento masivo y coordinado lo suficientemente rápido.

“Hace cien años, Rosa Luxemburgo dijo que nos enfrentamos a una elección entre el socialismo y la barbarie” nos recuerda Gasper. “Los detalles de la barbarie capitalista pueden haber cambiado, pero creo que eso sigue siendo cierto hoy”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s