Fútbol y capitalismo: para no verse fuera de juego

Dimitris Daskalakis

Al día siguiente del saque inicial de la Copa del Mundo de Fútbol 2018 compañeros del Partido Obrero y Popular (POP) del cantón de Vaud publicaron en su página web un comunicado deseando “buena Copa del Mundo para todos los trabajadores y trabajadoras”. La difusión de este comunicado no era indiferente respecto a una manifestación organizada el día anterior por SolidaritéS Vaud contra la celebración de este evento en Rusia.

Sin embargo, no está dentro de los horizontes de este artículo el examinar la relevancia de esta acción, cuestionada por el comunicado del POP Vaud, ni tratar asuntos de solidaridad internacional y antiimperialismo. Aquí vamos a hablar sobre fútbol. No para discutir de goles, manos y arbitrajes, sino para discutir los dos rasgos principales de este comunicado.

Por un lado, se afirma que “el deporte, el popular, el que se puede practicar a menor coste después del trabajo, es intrínsecamente un producto histórico de la lucha de clases.” Y por otro, se estima que “aquellos que no entienden (tanto a derecha como desafortunadamente a veces a la izquierda) que el deporte es a menudo el único medio que tiene un trabajador explotado en su vida diaria de dar la plena medida de sus posibilidades, y que abogan por un anti-fútbol primario menospreciando la elegancia de este popular deporte deberían apagar su televisor y permanecer cómodamente con uno mismo.”

Producto histórico

El fútbol, ​​como todos los demás deportes, es un producto histórico. Debido a esto, también es un producto de la lucha de clases. Sin embargo, decir que la historia del “fútbol es sobre todo una historia de conquistas sociales obtenidas por los trabajadores de este país” es un salto ahistórico que no deja de tener importancia para el resto del análisis. El fútbol es, de hecho, el portador de muchas contradicciones que reflejan su trayectoria, confinada y ligada a la del capitalismo.

Si bien algunas de las diferentes formas de juegos de pelota que precedieron al capitalismo se parecen al fútbol tal como lo conocemos, prevalecen sus diferencias. La ausencia de reglas estrictamente definidas, la flexibilidad de su duración, la diversidad de campos de juego, la libertad en el número de jugadores, la posibilidad de mezclar hombres y mujeres en los equipos y muchas otras características son elementos incompatibles, no solo con el fútbol sino también con casi todos los deportes contemporáneos.

Al principio, a mediados del siglo XIX, la burguesía británica que domina el mundo domesticará el deporte codificándolo a su medida. Los industriales y banqueros ingleses aspiran a ver a sus hijos conquistar el mundo a través de la expansión colonial y el desarrollo industrial. El fútbol se transforma para “inculcar a la juventud burguesa… el espíritu de iniciativa, la división del trabajo, la obediencia al líder, la virilidad, la combatividad, el logro individual” [1]. Las primeras reglas se establecieron en la Universidad de Cambridge en 1848. Si para la juventud burguesa tiene como objetivo la educación armoniosa del cuerpo y la mente, la implementación de reglas para la aplicación a los juegos populares es otra.

La nueva vida cotidiana de los trabajadores dictada por la organización temporal del trabajo industrial y la concentración en los centros urbanos requiere regular el juego. Para los empleadores, el fútbol es una manera de construir el espíritu de equipo entre los trabajadores, pero también con la dirección. Al mismo tiempo, es un baluarte contra el alcohol y el sindicalismo. Pero para que descienda a las clases trabajadoras debe ser codificado y regulado. El placer salvaje debe adaptarse al ritmo de las máquinas.

Para realizar esto, es suficiente comparar la duración y el espacio restringido de un partido fútbol con los de deportes de élite como el cricket, la vela, el golf o la equitación. Éstos pueden durar varios días y extenderse sin límite. Los nuevos reguladores burgueses no querían “reprimir los placeres existentes”. Querían definirlos, regularlos y ponerlos en lugares apropiados. Por encima de todo, querían mover los placeres del campo de las actividades de masas (ferias, carnavales, etc.) al campo de la actividad privada e individual. [2] No es casualidad que en ese momento se funden equipos como Thames Ironwork FC, (equipo de la Fundición del Támesis) ahora conocido como West Ham, o Arsenal, un equipo de los trabajadores de la fábrica de armamento denominada Royal Arsenal situada al sureste de Londres.

¿Y Suiza?

Durante el mismo período, 1860-1870, jóvenes ingleses que habían venido a estudiar a Ginebra, Lausana y Montreux jugaron los primeros partidos de fútbol en un instituto privado. El primer club fue fundado en St. Gallen en 1879. El Lausanne-Football and Cricket Club, fundado en 1880, está abierto solo para anglosajones. La influencia de la juventud aristocrática británica en la creación del fútbol suizo es más que obvia: Grasshoppers, Young Boys, Young Fellows, Old Boys, Villa FC son los nombres de los primeros equipos. En cualquier caso, la llegada del fútbol a Suiza no fue una conquista popular.

De local a nacional

El desarrollo del capitalismo va de la mano con el desarrollo del estado nación. Esta nueva forma de administración y coerción necesita todos los medios posibles para crear la unidad nacional necesaria para defender mejor los intereses de su propia clase burguesa contra los competidores externos, los estados rivales y el enemigo interno, el movimiento obrero. Los deportes no podrían escapar a este nuevo orden. Muy rápidamente, se convierten, no sin resistencia, en una herramienta para “transmitir la ideología nacionalista dentro de la clase trabajadora y preparar a los jóvenes para servir al interés nacional” [3].

Al mismo tiempo, la regulación y la codificación se adaptan al marco nacional con el establecimiento de las ligas nacionales, incluyendo las normas comunes. Esto permitió a los clubes promover encuentros que podrían atraer un número significativo de aficionados que pagaran.

Así, los primeros Juegos Olímpicos se celebraron en 1896 bajo el impulso del aristócrata Pierre de Coubertin.

Mitos y realidades

A pesar de la popularidad del fútbol, ​​no podemos hablar del “rey de los deportes”. En India, Pakistán, China, Estados Unidos, Sudáfrica y otros países, el fútbol no es todavía el deporte más popular. No podemos ver su expansión primero en Europa, y luego en África y América del Sur, sin tener en cuenta la expansión política, militar y cultural del sistema capitalista. Explicar su influencia actual por el mero hecho de su popularidad requeriría ignorar la fuerza de la hegemonía cultural de la clase dominante que no invierte miles de millones por puro amor al deporte.

Esto no significa que el fútbol no tenga características especiales que lo hagan popular. La relación espacial desproporcionada entre la superficie del campo y el volumen de la pelota, la libertad de movimiento en el espacio, la posibilidad de utilizar casi todo su cuerpo para entrar en contacto directo con la pelota hacen que el fútbol deje un lugar muy importante a lo aleatorio, lo improbable y lo inesperado. Características que lo hacen menos repetitivo que el atletismo, por ejemplo.

Sin embargo, a pesar de sus características particulares, el fútbol no es inmune a la mercantilización. Funciona, al contrario de una lectura fácil que ve mercantilización sólo en los pubs y los miles de millones gastados en Ronaldo, en todos los niveles del deporte: desde la separación de género que excluye a las chicas de un deporte que no pueden jugar como niños hasta el aplastamiento físico y psicológico de miles de jóvenes que no logran seguir los entrenamientos de alto rendimiento para terminar decepcionados y desempleados a la edad de 25 años. El fútbol no escapa a las relaciones entre los países imperialistas y los países del Sur. Para miles de jóvenes en África, por ejemplo, el sueño de convertirse en un gran jugador significa huir de las dificultades impuestas a los países del Sur por el FMI y el Banco Mundial.

Una comprensión crítica

En el transcurso de un siglo, los deportes, incluido el fútbol, ​​han sufrido una tremenda transformación para satisfacer las necesidades del capitalismo. Por lo tanto, es completamente ahistórico hablar de una conquista social. El fútbol como lo conocemos es un deporte adaptado a la falta de tiempo libre, tiempo que nos es robado por la “máquina”, la falta de espacio natural, la falta de libertad, creatividad e iniciativa debido a alienación.

¿Significa esto que estamos abogando por “un fútbol primario despreciando el atractivo de este popular deporte”? ¿Hablar de alienación significa que somos árbitros morales que juzgamos los bajos fondos?

Al contrario. Comprender la verdadera naturaleza del fútbol y los deportes bajo el sistema capitalista “nos permite abrazarlos y disfrutarlos mientras identificamos sus limitaciones y mantenemos una distancia crítica” [4]. Esto significa que uno debe al mismo tiempo evitar los peligros de la hipercrítica sin caer en el romanticismo excesivo.

Además, abstenerse de cualquier análisis crítico, ¿no sería una falta de confianza en el potencial de las clases oprimidas? ¿No pueden aprovechar las herramientas intelectuales y apropiarse de ellas? Finalmente, ¿no es tan desdeñoso confinarlos como espectadores en lugar de interactuar con ellos para construir el horizonte de la emancipación humana y de golpe la emancipación corporal?

Porque, sí, estamos de acuerdo, “el trabajador es explotado en su vida diaria”, pero esta explotación no desaparece, no se detiene cuando uno practica un deporte. Define la forma en que uno actúa durante la actividad alienándonos. Como explicó Theodore Adorno, “el entretenimiento en el capitalismo desarrollado es una extensión del trabajo. Buscado por aquellos que desean escapar del proceso de trabajo mecánico con el fin de hacer frente a este proceso de nuevo… el deporte restaura algunas de las funciones humanas que la máquina se tomó de ellos, pero sólo para convocarlos de nuevo sin piedad al servicio de la máquina.” [5]

Así la alienación no es un fetiche de clases oprimidas que los intelectuales señalan con el dedo, sino una realidad debido a la explotación cotidiana, de la cual el deporte, en general, no se puede escapar.

Conclusión

Los camaradas tienen razón, la izquierda no debería ser elitista. Sin embargo, eso no significa que no tenga una crítica que hacer sobre el deporte. Más bien es porque “la única vez que las gradas se convierten en una verdadera demostración se produce cuando la multitud concentrada recuerda sus orígenes de clase a través de estímulos que vienen de fuera – de la lucha política y la lucha de clase”. [6]

Tomemos como ejemplo la acción de arrodillarse en el suelo durante el himno nacional en los Estados Unidos. Iniciado por Colin Kaepernick en la NFL, es una expresión del contagio de Black Lives Matter. Al igual que la acción de Tommy Smith y John Carlos durante los Juegos Olímpicos de 1968: su puño fue el resultado del movimiento Black Power. Los carteles pro Palestina de la afición del Celtic en Escocia son el reflejo de un movimiento de solidaridad en la sociedad escocesa.

Del mismo modo que no se debe ser despectivo, tampoco hay que dudar en llevar la lucha política a las gradas. Una apuesta que la izquierda nunca ganará si se esconde detrás de las pantallas gigantes de la copa del mundo. Será necesario pasar a un primer plano y, a veces, romper el ambiente futbolístico.

Notas

[1] Barnabé Binctin, “Le football reste un instrument d’émancipation et un creuset de résistance face à l’ordre établi”, https://www.bastamag.net/Le-football-reste-un-instrument-d-emancipation-et-un-creuset-de-resistance-face

[2] C. Mercer, “A poverty of desire: pleasure and popular politics”, en Fredric Jameson et al, Formations of Pleasure, Routledge 1983, pág. 89.

[3] Adrian Budd, “Sport and Capitalism” en Capitalism and Sport: Politics, Protest, People and Play, ed. Michael Lavalette, Bookmarks 2013.

[4] Adrian Budd, “Sport and Capitalism”…

[5] Adorno, citado por Panos Garganas, Σοσιαλισμός από τα κάτω (revista “Socialismo desde abajo”), julio de 2014.

[6] Panos Garganas…


Dimitris Daskalakis es militante de SolidaritéS (Suiza)

Fuente: Pour ne pas se trouver hors-jeu, socialisterevolutionnaire.org, 24/09/2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s