Aretha Franklin: predicando el evangelio de la liberación

Yuri Prasad

Ha muerto la gran cantante Aretha Franklin. Publicamos esta visión de su trabajo de 2007.

En 1967, en el punto culminante del movimiento por los derechos civiles en los Estados Unidos, la revista Ebony proclamó: “Este es el verano de ‘Retha, Rap y Revolt’.

“Retha se refería a Aretha Franklin, el Rap se refería al líder de las Panteras Negras, H Rap Brown, y la revuelta era una referencia a la ola de disturbios que estaban barriendo las ciudades del interior de Estados Unidos.

Aparentemente de la nada, Aretha se había convertido en el nombre más popular en la música soul, cuyas canciones y estilo de cantar hablaban directamente a los emergentes movimientos de liberación.

Incluso si en privado era tímida y retraída, en el escenario y en sus discos era su propio emblema: una mujer negra joven, fuerte y segura de sí misma.

Sin embargo, no siempre fue así. En 1960, a la edad de 18 años, Aretha había firmado para la discográfica Columbia con una reputación como cantante de gospel que ahora estaba “lista para el secular”.

Mientras estaba allí la encajaron en un estilo artístico comercial, grabando baladas y algunos estándares del jazz. Siguieron algunos éxitos, pero el mundo de la música se dirigía en una dirección muy diferente y Aretha fue dejada de lado.

Todo cambió cuando firmó con Atlantic Records a fines de 1966.

El jefe de la discográfica Jerry Wexler la llevó a un oscuro estudio de grabación en Alabama, llamado Muscle Shoals.

Allí se sentó al piano, rodeada por un grupo de músicos de estudio blancos y personal del estudio, y cantó “The Way I Love You» una de las tomas más trascendentales de la historia de la música negra.

Vocal

La decisión de llevar a Aretha al sur fue un intento de capturar el “sonido natural” que salía de sellos discográficos como Stax, en Memphis, un sonido que hizo un mejor uso del entrenamiento evangélico de Aretha y su increíble rango vocal.

Los estudios del sur, con su reputación de producir una forma “auténtica” de música soul, en la que músicos y cantantes obtuvieron muchas prerrogativas artísticas, se estaban estableciendo como rival del dominio de la Motown de Detroit.

Puedes escuchar los resultados de las primeras demos en dos temas: I Never Loved A Man y Dr. Feelgood.

La nueva libertad que Aretha estaba disfrutando le permitió ser fiel a su propio estilo, así como a sus emociones. Puedes escucharlo cuando escuchas su voz al alza en su versión de You’re All I Need To Get By, o en la cara B, Pledge My Love.

Los años de Aretha cantando gospel, donde el espíritu de la música puede llevar al cantante a cantidad de exaltaciones improvisadas, ahora lo pone a trabajar en algunos de los registros soul más emocionales y creíbles jamás registrados.

E incluso cuando cantaba letras típicamente sumisas, como You Make Me Feel Like a Natural Woman, Aretha podía convertir la canción en un tema que coloca sus propias necesidades emocionales y sexuales como centrales, convirtiéndola en un himno para la liberación.

La importancia de Aretha se entendió mucho más allá de los Estados Unidos.

En las notas del álbum Wexler escribe que Paul McCartney le envió una versión demo de la canción Let It Be de los Beatles, diciendo que había escrito la canción para Aretha, y pidiéndole que la grabara – Aretha inicialmente no aceptò, diciendo que como ella no podía relacionarse con la letra que no la podía cantar.

Sin embargo, grabó una intrigante versión de The Fool On The Hill de Lennon y McCartney, que está presente en el álbum.

El segundo gran momento nos lleva a principios de la década de 1970, cuando la corona de “Reina del Soul” de Aretha estaba fuera de toda duda.

Sin embargo, muchas de las canciones son claramente menos optimistas que las de los años sesenta, y muchas, como Can You Ever Love Again? lidian con la ruptura irrevocable.

Es tentador ver el trabajo de Aretha a través de la lente de sus propias historias de vida, estar en el extremo receptor de la violencia doméstica, la manipulación y la angustia, pero las canciones del período posterior son más que eso.

Al igual que con mucha música soul, los cuentos de rupturas de relaciones también se pueden leer como comentarios sobre una sociedad que reiteradamente ofrece sueños de libertad e igualdad, pero que engaña y miente.

Reflejan el sombrío sentimiento en la América Negra tras el asesinato de Martin Luther King, el encarcelamiento de muchos líderes del Partido de los Panteras Negras y la creciente ghettización que acompañó la recesión económica de mediados de los años setenta.

Entre los años 1967 y 1973, Aretha Franklin estaba haciendo la música más vital e innovadora de la época.


Artículo publicado en 2007 en el Socialist Worker

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s