Ladrones y racistas compiten en las elecciones italianas

Simon Basketter

Unas 119 manifestaciones tuvieron lugar en Italia el pasado 24 de febrero en período de campaña electoral previo a las elecciones legislativas del próximo domingo.

En Roma, decenas de miles de personas marcharon para hacer frente al fascismo. Y en Milán miles protestaron contra una manifestación de 20.000 miembros de la ultraderechista Liga Norte.

El multimillonario Silvio Berlusconi de Forza Italia y su principal aliado, Matteo Salvini, de la Liga Norte, han pasado la campaña electoral viendo quién podía prometer expulsar mayor número de inmigrantes.

Berlusconi está haciendo campaña para formar una coalición con la Liga y el partido Fratelli d’Italia, que tienen sus raíces en los fascistas de Mussolini. Berlusconi se presenta extrañamente como un conservador moderado que podría domar los extremos. Fue declarado culpable de fraude fiscal en 2013 y no puede postularse para un cargo público.

La inmigración se convirtió en el tema dominante en las elecciones cuando en la ciudad de Macerata, en el centro de Italia, un fascista abrió fuego hiriendo a seis africanos. Llevaba con él una vela con una imagen de Mussolini. Unas 20,000 personas salieron a protestar, pero la violencia de extrema derecha está en aumento.

Cuando se supo que el tirador había sido candidato de la Liga Norte en las elecciones municipales de 2017, el dirigente y candidato de la Liga, Salvini, culpó al incidente del aumento de la migración. Attilio Fontana, el candidato de la Liga para el gobernador de la región de Lombardía, pidió la defensa de la “raza blanca”.

El colapso electoral parece probable para el Partido Demócrata, de centroizquierda, que ha liderado un gobierno de coalición desde 2013. Llegó a la presidencia porque los votantes rechazaban las medidas de austeridad, pero una vez en el gobierno el PD aplicó nuevos recortes.

Matteo Renzi, el ex primer ministro del Partido Demócrata, está tratando de volver a recuperar su enorme popularidad. Renunció en 2016 después de que los votantes rechazaran su reforma constitucional.

El primer ministro interino, Paolo Gentiloni, el político mejor valorado de Italia, habló en la protesta antirracista en Roma el sábado pasado.

Al mismo tiempo, hubo una protesta de miles de desempleados, trabajadores del metal, grupos de jóvenes y activistas de la vivienda en contra de las “reformas” del gobierno que hacen que sea más fácil despedir a los trabajadores.

El Movimiento Cinco Estrellas podría ser el partido más votado, pero ya ha dicho que no entrará en ninguna coalición. También ha estado usando la retórica anti-migrante. Este partido que dice que es anticorrupción tuvo que expulsar a 15 candidatos por casos de corrupción. Por ejemplo, se descubrió que un candidato en Lazio había aparecido en un video con un jefe del crimen organizado y estaba pagando solo £ 6 por mes para alquilar un departamento.

Todos los partidos, excepto la Liga, han atenuado o revertido su retórica antieuropea durante la campaña.

El fracaso del centro izquierda ha abierto un espacio que muy probablemente se llenará con alguna forma de racismo anti-migrante ganando las elecciones.


Traducido del Socialist Worker, 27/02/2018

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s