Prohibido vestirse como una quiera

Kadijatu Dem Njie

Una de las formas de discriminación que más ha aumentado durante los últimos años es la islamofobia, que puede definirse como la hostilidad o miedo injustificado hacia el Islam y las personas musulmanas, que puede ir acompañado de intolerancia religiosa y racismo. Así pues, este miedo irracional tiene como consecuencias la aparición de prejuicios, discriminación, agresiones y la exclusión social de las personas y las comunidades, en la participación de asuntos políticos y sociales.

Las mujeres musulmanas son doblemente víctimas de la islamofobia; por una parte, por las creencias que profesan, y por otra, por su género. De igual modo, la mayoría de estas mujeres tienen más probabilidad de sufrir ataques islamófobos, ya que el hecho de llevar el velo las hace más visibles y fáciles de reconocer ante el resto de la sociedad. Pero, al mismo tiempo, las invisibiliza, puesto que el hecho de llevar el velo hace más fácil poder apartarlas o excluirlas en determinadas situaciones.

Un ejemplo, a nivel institucional, de este tipo de discriminación, es la sentencia dictada el pasado 14 de marzo por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Esta determina que el hecho de que una empresa privada prohíba el uso visible de signos políticos, filosóficos o religiosos, no es discriminación y que estaría acorde con las leyes europeas. Esta sentencia viene a raíz de dos casos, uno en Francia y otro en Bélgica, en los que mujeres musulmanas fueron despedidas porque se negaron a quitarse el velo en sus puestos de trabajo.

Si bien la legislación europea no permite que empresas privadas ni públicas establezcan normas que perjudiquen a ciertos grupos, a no ser que haya una justificación específica, como sería que la compañía quisiera transmitir una imagen neutral, la decisión del tribunal permitiría que las empresas privadas prohibieran el uso del velo, si se prohíbe el uso de símbolos religiosos. Además, no solo afecta a las mujeres musulmanas, sino a todas esas personas que expresan sus creencias religiosas a través de su forma de vestir, como los sijs que usan turbante o el caso de los judíos que lleven kippa.

Esta sentencia puede tener diferentes consecuencias. Por un lado, puede limitar el acceso al mundo laboral a aquellas mujeres que llevan el velo islámico y, por otro, puede llevar a que algunas mujeres tengan que quitarse el velo para poder trabajar, situación en la que se estaría vulnerando el derecho constitucional de libertad religiosa. Así pues, esta decisión del tribunal europeo podría llevar a que algunas mujeres tuvieran que decidir entre ejercer su derecho al trabajo o su derecho a expresar sus creencias religiosas de forma libre, situación a la que nadie debería de llegar.

En el libro Combatir la islamofobia, bajo el subtítulo de “Una guía antirracista”, podemos encontrar varios testimonios que comparten experiencias en torno al velo islámico y las distintas situaciones que las mujeres que deciden llevarlo viven. También cuenta con textos en los que se debate y reflexiona sobre el uso de esta prenda de vestir, la falta de centros de culto en el Estado español, el nacimiento del Estado Islámico, el estado de la cuestión LGTB en Oriente Medio y la relación de la izquierda occidental con el Islam, entre otros temas. Este libro nos brinda una perspectiva alternativa a la de los medios de masas y nos dota de recursos y herramientas para poder hacer frente a los problemas y conflictos derivados de la islamofobia.


Artículo escrito para Colectivo Acción Anticapitalista, Sevilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s